Un saltador base ha sufrido un grave accidente al precipitarse al vacío en en un salto base. El saltador se lanzaba al vació desde un acantilado de 213 metros. Ha ocurrido en Brighton, Inglaterra.

Al querer abrir el paracaídas tuvo la mala suerte de que éste tardó en abrirse por completo cuando estaba a pocos metros del suelo.

El deportista sobrevivió a la dura caída, que pudo ser mortal. Un equipo de rescate logró evacuar con un helicóptero al saltador, herido con numerosos golpes y rasguños. Por suerte el saltador está fuera de peligro tras un fallo de su paracaídas que casi le cuesta la vida.