Quartararo ya mira al 2021 cuando pase al equipo oficial de Yamaha ocupando el puesto que deja Valentino Rossi. 'El Diablo' lideró la primera mitad del campeonato esta temporada aunque los problemas con la moto le pasaron factura.

Rossi ya atacó a la marca japonesa sobre los problemas principales que provocan que la moto no mejore, y es que según el italiano en Yamaha no hacen caso de las opiniones de los pilotos. "Durante mucho tiempo siempre hemos tenido los mismos problemas porque los japoneses escuchan los comentarios de los pilotos, pero luego al final siempre hacen lo que quieren. Ya tienen en mente lo que quieren hacer y al final lo hacen", aseguró Rossi.

Quartararo, según informa 'Motorsport', ha lanzado el mismo mensaje pero sin atacar al equipo, "Quiero dar mi opinión a Yamaha, espero que la escuchen. Quiero hacer todo lo posible para ayudar a llevar la moto a la cima, así que Yamaha tiene que entender que mi principal objetivo es ese. Necesitamos hacer una buena pretemporada, tanto el equipo de test como yo. Será muy importante porque no podemos cambiar el motor y tenemos que trabajar en todos los demás aspectos", ha comenzado explicando el francés que está preocupado por todos los problemas que ha dado la M1 en la temporada: "El año pasado hicimos 19 carreras en 19 circuitos diferentes y la moto era buena en los 19. Este año hicimos 14 carreras, en siete u ocho circuitos, pero en solo tres o cuatro funcionó y la mitad fueron un desastre. Así que tengo algo en mente para el próximo año, espero que Yamaha me escuche, pero estoy preocupado porque no me he divertido nada desde hace mucho tiempo".

A pesar de ello, Quartararo espera con ganas el comienzo de la nueva temporada y confía en que las cosas cambien. "Seguro que hay una solución. La moto del año pasado funcionaba muy bien. No he llevado la de 2016, pero Viñales dice que iba muy bien. Creo que Yamaha está realmente motivada porque ven que la moto de 2020 en las últimas carreras fue un desastre. No tengo mucha experiencia en MotoGP, pero creo que tengo una idea justa de qué decirle a Yamaha, lo que podemos mejorar. Es bueno decirles que la moto no es genial, que tienen que trabajar, pero también tenemos que confiar en que hicieron motos muy buenas en el pasado y para mí el año pasado es el mejor ejemplo", ha zanjado el francés.