"Ferrari y Leclerc son simplemente demasiado fuertes": esa es la premisa que han adaptado en el garaje de Red Bull después de dar la sorpresa en 2021, vencer a Mercedes y ver cómo la 'Scuderia' les ha pasado por la derecha y sin intermitente a ambos en 2022.

A partir de ella, los de las bebidas energéticas están trabajando de sol a sol en la fábrica para disminuir la brecha con los de Maranello, rebajar el peso del RB18 y solucionar los problemas de fiabilidad que tanto ha acusado Max Verstappen en estas tres primeras carreras.

El vigente campeón del mundo se ha visto obligado a abandonar en dos Grandes Premios y llegó a ser muy pesimista tras su 'adiós' a la carrera de Melbourne.

Sin embargo, en Red Bull reina la resiliencia y no quieren darse por vencidos con 20 citas por delante, por lo que llevarán un paquete de mejoras a Imola, fin de semana complicado para ello al haber clasificación al sprint y solo una sesión de libres, por lo que cualquier error puede conllevar un K.O.

Así lo ha confirmado Helmut Marko, asesor de Red Bull, en 'RTL': "Está muy claro. Ferrari tiene un paquete tan complejo que es fácil de configurar. Para nosotros todo tiene que ser perfecto para lidiar con eso. Por eso nos arriesgamos a traer piezas nuevas con sólo una sesión de entrenamientos libres disponible. Queremos ir al ataque y aprovechar nuestras oportunidades en lugar de esperar simplemente".

Para el GP de Emilia Romaña los austriacos confían en tener un RB18 más delgado: "Habrá alguna pérdida de peso en Imola. Pasa como en las personas. No ocurre de un día para otro. Adelgazar es un proceso largo porque tenemos mucho sobrepeso, al menos mucho más que Ferrari. Si llegamos a Barcelona cerca del nivel de Ferrari, estaremos satisfechos".

No pierden de vista a Mercedes

Marko tampoco quiere dar por muerto a Mercedes, que a pesar de tener serios problemas de 'porpoising' y una mediocre velocidad punta, están segundos en el Mundial de Constructores y en el de pilotos con George Russell.

"El hecho de que estén por delante de nosotros con un coche que no está entre los tres más rápidos demuestra eso", ha comentado.

"En algún momento el nudo se aflojará y la aerodinámica funcionará, pero ahora mismo sólo están un segundo por detrás en clasificación y no son un oponente directo para nosotros. Pero eso puede cambiar con rapidez", ha zanjado.