Mazepin volvió a protagonizar otra 'Nikitada' en Turquía. Al igual que ha ocurrido en otras citas de la temporada, el ruso pecó de inexperto y cerca estuvo de provocar un accidente con Lewis Hamilton.

Corría la vuelta 28 del Gran Premio cuando el heptacampeón se dispuso a doblar al de Haas en la curva 11, una de las más rápidas del trazado.

Cuando se iba a meter por el interior, Mazepin pegó un volantazo y cerró al británico, que tuvo que frenar bruscamente para evitar colisionar con el moscovita.

Una vez terminada la carrera, Mazepin quiso justificarse y pedir perdón a Lewis por la acción. Nikita explicó que el spray le impedía ver por los retrovisores y que, unido a la suciedad que se desprendía de la superficie de la pista y a la lluvia, iba "conduciendo a ciegas".

"Lo siento mucho por Lewis. No podía ver nada por los espejos. Necesito instrucciones claras sobre dónde están los otros coches. Estaba conduciendo a ciegas", ha explicado.

 

"Cuando hay tantos coches que te adelantan, no una, sino dos veces, es un desastre. Estoy contento de que hayamos conseguido escapar, pero veré a Lewis y le pediré disculpas", ha añadido en declaraciones al portal web alemán Motorsport-Total.

La FIA, por su parte, y al ver que la maniobra no provocó ningún percance, no tomó partido y no impuso sanción al ruso. Con asiento fijo para 2022, seguro que no será la última 'Nikitada' de Mazepin.