Lewis Hamilton se alzó con la victoria en el Gran Premio de Portugal. 97º triunfo para el británico en la Fórmula 1 y segundo de la temporada. El británico dominó durante gran parte de la prueba. Una carrera que sin embargo no empezó del todo bien para el siete veces campeón del mundo.

Tras completar las 66 vueltas a Portimao, el piloto de Mercedes confesó que cometió un despiste cuando se relanzó la batalla tras el Safety Car por el incidente de Kimi Raikkonen. Momento en el que iba segundo, detrás de Valtteri Bottas y delante de Max Verstappen.

El '44' declaró que cuando se reanudó la carrera se entretuvo mirando el retrovisor para ver dónde estaba Verstappen. Una distracción mínima, pero que según él provoco que su compañero de equipo se distanciara aun más y que el piloto holandés le adelantase por el exterior de la primera curva.

"Estaba concentrándome sobre todo en Valtteri, pero en solamente una fracción de segundo, miré por el espejo para ver dónde estaba Max y en ese justo momento fue cuando Valtteri aceleró. Y por eso ¡perdí a Valtteri y no era lo ideal! Luego, me puse a rebufo de Valtteri y Verstappen intentó adelantarme, cambié la trayectoria y le dejé el rebufo de Valtteri. Y me dije a mí mismo '¡eres idiota!'", reveló Hamilton en rueda de prensa.

Un Hamilton que supo reponerse de su error dando caza primero al neerlandés y posteriormente a su compañero de equipo con un adelantamiento brutal por el exterior de la curva 1. El de Stevenage se mantiene líder del Mundial una semana más con 69 puntos. Le sigue Verstappen, con 61. La lucha por el título está más ajustada que nunca y Hamilton lo sabe.

 

"Como puedes ver, tenemos un gran batalla entre Mercedes y Red Bull, y estoy seguro que también en el resto de la parrilla. Creo que está claro que tenemos que continuar... vamos a estar presionándonos hasta la última carrera". ¡Me imagino que acabaremos hartos el uno del otro al final de la temporada! O al menos cansados de correr, porque son muchas carreras!", afirmó Lewis.