El GP de México dejó un momento controvertido en el podio de la carrera. Cuando los tres primeros clasificados de la carrera se disponían a hacerse una foto, el animador de la prueba, 'Mario Achi', se acercó a ellos para 'colarse' en ella.

A Sebastian Vettel, que acabó segundo en el Autódromo Hermanos Rodríguez, no le gustó "el tipo del 'selfie'", como le llamó después de la carrera, apartándole cuando se metió en la foto de los tres primeros clasificados.

 

"No me gustó el tipo del 'selfie' cuando intentó entrar en la foto, así que lo alejé. De todos modos, no me gustan los 'selfies'. Me gustó la mayor parte del podio, salvo el tipo del 'selfie' y los trofeos. Es una lástima. Tienes una gran carrera y luego recibes trofeos de mierda que son aburridos", comentó Vettel tras la carrera.

El alemán explicó que su queja viene por el excesivo peso de los patrocinadores en el trofeo: "¡Hay Heineken escrito en todas partes! No necesitas tener la maldita estrella en el trofeo también. Hay que conseguir algo bonito, como el que tenían cuando la Fórmula 1 se corría aquí antes".