Se acabó la temporada de MotoGP. El Gran Premio de Portimao ponía punto y final a un año atípico marcado por la ausencia de Marc Márquez, algo que permitió ver nuevos talentos en la parrilla.

Con el fin del campeonato llega el fin de algunos pilotos, como es el caso de Valentino Rossi, que tras 15 años en Yamaha se despedía del equipo oficial antes de cambiar a Petronas la próxima temporada.

 

El italiano llegó a MotoGP en el 2000 cuando aún la categoría era 500cc, fue a partir de 2002 cuando cambió de nombre. Estuvo con Honda cuatro años y logró tres mundiales hasta que en 2004 aterrizó en Yamaha y permaneció allí hasta 2010, cuando decidió probar suerte en Ducati durante dos temporadas, algo que no fue nada bien ya que no logró ninguna vitoria en esos dos años.

Bien es cierto que comenzó su aventura con la marca italiana mermado físicamente, ya que tuvo que pasar por varias operaciones de hombro y pierna para recuperarse de una lesión que se hizo mientras entrenaba en motocross. Sin embargo, en el segundo año las cosas no cambiaron y el desgaste acabó con la paciencia del piloto. Todo ello fue el principal motivo por el que su mejor recuerdo de la marca de los diapasones es cuando le dieron una segunda oportunidad.

"Lo que más recuerdo es cuando hablé con Lin Jarvis a finales de 2012 y me dijo que me iban a dar otra oportunidad para volver. Por eso siempre le estaré agradecido a él y a toda Yamaha, porque en ese momento estaba desesperado y probablemente si no hubiese regresado al equipo de fábrica me habría retirado, por eso es mi mejor recuerdo", confesó en la rueda de prensa previa a la carrera.

 

Los siguientes años fueron más complicados para la marca, no eran tan competitivos como en los inicios de MotoGP y Rossi no logró conseguir su soñado décimo mundial, tan solo consiguió tres subcampeonatos hasta que en 2015 cuando podía pelear de nuevo por el título, llegaron las disputas con Marc Márquez, algo que permitió que Lorenzo luchara solo por el mundial.

Este segundo periodo llegó a su fin este domingo en una carrera donde no logró hacer un buen resultado, aunque volvió a disfrutar: "Ha habido muchas batallas y sinceramente yo me he divertido porque ha habido un gran cambio del principio al final".

Con el final de carrera y la bandera de cuadros el equipo le estaba esperando para despedirlo. "Ha sido un momento muy emocionante cuando he llegado al pit lane y he visto a todos, especialmente porque me despido de gente muy importante de mi box", ha asegurado Valentino. Una despedida que entristece a los aficionados del piloto, incluso el propio Lando Norris compartió la publicación de Yamaha: "Yo no estoy llorando, tú estas llorando".

 

El '46' ha logrado nueve mundiales, siete en la categoría reina y cuatro de ellos con Yamaha. En todos sus años con Yamaha ha disputado 290 carreras imponiéndose en 56.

Su futuro en Petronas

Valentino Rossi siempre ha mantenido que no se retirará mientras crea que puede ser competitivo y se divierta corriendo en MotoGP, aunque ahora lo haga en el equipo satélite, en Petronas, y lo hará junto a su amigo Franco Morbidelli, quien este año ha logrado el subcampeonato.

A pesar de ello, el italiano mantendrá su estatus de piloto de fábrica, es decir, que le proporcionarán la misma moto que a Quartararo y Viñales, los dos pilotos oficiales. Aunque en el equipo harán todo lo posible por ayudarle, al menos eso aseguró Razali cuando se hizo público el fichaje: "Haremos todo lo posible para ayudarlo y le agradecemos por depositar su confianza en nosotros. No es fácil cambiar de una estructura de fábrica a nosotros".