Aquí acaban los juegos para una guerrera. Después de un tenso super tie-break la pareja formada por Garbiñe Muguruza y Carla Suárez ha caído eliminada de la tabla en los dobles del cuadro femenino de tenis.

Garbiñe aún mantiene vivas sus aspiraciones de medalla en el individual, pero lamentablemente Carla ya se vuelve a casa al no pasar en ninguna de las dos fases. De todas formas, ambas han acabado derramando lágrimas en su despedida como pareja tenística.

 

En la entrevista post-partido las dos tenistas mostraron su tristeza por el resultado en su último partido juntas. Garbiñe ni siquiera pudo articular palabra y Carla lo hizo con el corazón en la mano: "Son muchas emociones, yo lo he pasado muy mal, ella lo sabe... Teníamos muchas ganas de hacerlo bien... Es una pena que haya acabado así...".

Es un adiós agridulce. Doloroso por no haber podido llegar algo más lejos, pero bonito por el simple hecho de haber llegado, después de haber superado un cáncer que ha mantenido a la canaria fuera y la ha hecho luchar al máximo por superarlo y volver a la competición.

Ese objetivo está conseguido. Un ejemplo de superación que pronto volverá a dar muchísimas alegrías, como las que ha acostumbrado a darnos siempre.