Parece mentira, pero ha sido el día 27 de noviembre de 2021, y tras seis partidos jugados lejos del Camp Nou, cuando el Barça ha logrado su primer triunfo fuera de casa. Su rival, el Villarreal, que dio la talla y cerca estuvo de aguar la fiesta a un equipo de Xavi que venció por 1-3 y que encontró en el segundo gol, en el de Memphis, su tabla de salvación.

Porque hasta entonces, hasta que llegó dicho tanto desde el empate de Chukwueze, el equipo de Emery estuvo muy, muy cerca de hacer el segundo. Tenía al Barça contra las cuerdas. A un Barça que no tenía ni el balón ni el control y que cada vez que debía sacar el cuero jugado desde atrás sudaba y mucho.

Trigueros la tuvo, también Estupiñán y Danjuma... pero fue Memphis quien deshizo una igualada a la que se llegó hasta prácticamente el final del envite. Los responsables, De Jong y el ya citado futbolista del Villarreal.

Y eso que bien pudo llegar el 1-0 tras un claro penalti de Piqué al cortar con la mano un tiro de Danjuma. Pero no, hasta el segundo acto no llegaron los goles. Y hasta que Memphis hizo el segundo tras un error garrafal de Estupiñán la cosa pintaba mal.

En defensa, hablando de errores, el Barça fue un festival. El empate lo dice todo. Fue, ojo, de un saque de banda a favor. Eric lo sacó de aquella manera y se perdieron todos los duelos individuales.

Al final, Coutinho transformó un penalti que él mismo provocó para poner calma en el descuento en La Cerámica.

Es, como se dijo, el primer triunfo fuera de casa del Barça. Ha llegado tras seis partidos, a la espera de ver qué sucede con el que está aplazado ante el Sevilla en el Sánchez-Pizjuán.

En total, Athletic, Cádiz y Celta, equipo que perdía por 0-3 al descanso, rascaron un punto ante los culés; Atlético y Rayo, los tres por sendas victorias.