Después de que el Valencia CF, con Rafa Benítez en el banquillo, se coronase campeón de Liga en la 2001/2002, la cúspide del club decidió mantener el bloque y solo incorporó a dos futbolistas cedidos.

18 años después, y en un contexto completamente distinto, la directiva del conjunto 'ché' no ha hecho lo mismo, sino que lo ha hecho peor. A diferencia de aquel equipo, que mantuvo a sus pilares fundamentales en la plantilla, el cuadro blanquinegro ha dejado ir, en algunos casos por cantidades irrisorias, a sus jugadores franquicia.

Dani Parejo, Rodrigo Moreno, Ferran Torres, Francis Coquelin... todos titulares con Celades, y la mayoría claves con Marcelino, han abandonado la ciudad del Turia para dejar en la caja de Lim más de 60 millones de euros.

El magnate de Singapur, con el dólar clavado en su mirada, ha primado la venta sobre la compra a lo largo de este mercado de fichajes. A los 60 'kilos' recaudados por ventas hay que unirle los más de 25 en variables: 12 de Ferran, 7 de Rodrigo, 2,5 de Coquelin y otros 2 de Parejo, que abandonó gratis Mestalla para recalar en La Cerámica siendo el capitán del equipo.

Esta metamorfosis ha molestado especialmente a Javi Gracia, nuevo entrenador del equipo. Tal y como dijo el propio técnico en rueda de prensa, Peter Lim le prometió fichajes cuando rubricó su firma en el contrato del Valencia CF, sin embargo, las llegadas han brillado por su ausencia, obligando a Gracia a tener que tirar del filial en el rompecabezas que se convierte la alineación de cada jornada.

Después de pedir incorporaciones por activa y pasiva en rueda de prensa, el entrenador se ha quedado con las manos vacías. Esto ha provocado que muchos medios locales elucubraran con la posibilidad de que Gracia dimitiera, al igual que hizo Cesare Prandelli en 2016. Por el momento, este martes, el técnico 'blanquinegre' ha estado presente en la sesión matutina de entrenamientos.

Entre tanto, en la zona 'noble' de Mestalla impera el silencio. Peter Lim ni está ni se le espera, Anil Murthy desespera a la afición con su actitud prepotente, Miguel Ángel Corona ha dejado mucho que desear como director deportivo y, para colmo, Meriton Holdings ha colocado a Joey Lim, experto liquidador, en la cima del club.

Mientras Lim trata de recuperar la inversión realizada en el Nou Mestalla y en los Guedes, Negredo, Enzo Pérez, Rodrigo y demás fichajes millonarios, el todavía vigente campeón de la Copa del Rey quedó noveno en la clasificación de la pasada temporada, quedándose fuera de puestos europeos. Desgraciadamente, toda mejoría de cara a este nuevo curso parece, cuando menos, una utopía.