Los despachos han hablado y el Wolfsburgo tendrá que cargar con el error. El equipo alemán ha sido eliminado de la DFB-Pokal en primera ronda, a pesar de haber ganado 1-3 frente al Preussen Münster, por haber realizado un cambio más de los permitidos.

En el minuto 103' y tras haber provocado la prórroga en el último minuto reglamentario, el equipo afiliado a la marca de coches Volkswagen realizó una doble sustitución. Su entrenador Mark Van Bommel, quien debutaba en ese partido, ya había hecho cuatro cambios durante el encuentro, lo cual hacía un total de seis relevos.

La normativa en Alemania apunta a que en caso de prórroga no se añade un cambio extra, al contrario que en el resto de competiciones europeas. Van Bommel y sus asistentes creyeron que sí, e incluso consultaron la duda al cuarto árbitro, quien no supo responder a la pregunta.

Al acabar el encuentro, el Preussen Münster presentó un comunicado a la Federación Alemana impugnando el partido por alineación indebida, la cual le ha dado la razón a los locales, equipo de cuarta división.

 

"Los propios clubes son responsables de las sustituciones. Una de sus funciones básicas es enterarse de las opciones de cambios de la competición y actuar en concordancia", dijo el vicepresidente de la corte deportiva Stephan Oberholz.

"El Wolfsburgo ha violado esa obligación y cometió el error de llevar a cabo un sexto cambio ilegal como consecuencia de la poca atención y siendo un hecho evitable", continuó.

Por su parte, el club dice no estar de acuerdo con la decisión y "van a emprender acciones legales" para apelar la decisión, según dice su director ejecutivo Tim Schumacher.

Por el momento, la decisión está tomada y se está a la espera de saber que recursos puede haber en la demanda para reverter la situación. Mientras tanto, el club ha querido reírse de su propia desgracia ofreciendo la sexta entrada gratis a quien compre cinco para el próximo partido de Bundesliga contra el Bochum.