La última velada de la NBA ha dejado escenas absolutamente repudiables por parte de algunos aficionados. En la última jornada de los play off se han producido episodios que no se pueden volver a repetir en la mejor liga de baloncesto del mundo. Trae Young y Ja Morant fueron los jugadores damnificados de una velada para reflexionar acerca del comportamiento de algunos.

En el segundo partido en el Madison Square Garden entre Atlanta Hawks y New York Nicks, Trae Young recibió un escupitajo por parte de un aficionado de la franquicia neoyorquina. El base de Atlanta se disponía a realizar un saque de banda cuando unos de los seguidores del equipo local le lanzó la flema. Tras investigar lo ocurrido, los Knicks han tomado cartas en el asunto y han emitido un tajante comunicado en el que exponen que el susodicho no volverá a pisar el Garden.

"Investigamos el caso y determinamos que el individuo, quien no tiene abono de temporada, escupió a Trae Young. Nos disculpamos con Trae y toda la organización de los Atlanta Hawks por el comportamiento del aficionado. Eso fue totalmente inaceptable y no volverá a ser admitido en nuestro estadio. Hemos enviado la información a las autoridades", reza la carta de los Knicks.

 

Por su parte Ja Morant, jugador de los Memphis Griezzlies, fue objeto de graves comentarios racistas en el encuentro que enfrentaba a su equipo contra los Utah Jazz. En el segundo partido de la ronda en el EnergySolutions Arena, dos seguidores de Utah se dirigieron a la familia del base de Memphis con las siguientes palabras: "Te tiraré cinco centavos por la espalda para que verte bailar", dijeron los aficionados a los padres del propio jugador, a la que un tercer aficionado les gritó cuando salieron: "Cierra la puerta perra". Morant ha mostrado su descontento en redes sociales.

"Mi familia debería poder animarme a mí y a mis compañeros de equipo sin que les digan cosas inapropiadas", escribió el jugador en Twitter el jugador. Tras el lamentable episodio, los Jazz no han dudado en prohibir la entrada al estadio a estos seguidores tras sus actitudes racistas.

 

"Los Utah Jazz tenemos cero tolerancia con este tipo de comportamientos. La seguridad del pabellón intervino y como resultado de la investigación hemos prohibido la entrada a estos aficionados de forma indefinida. Nuestras disculpas a todos aquellos que se vieron afectados por este desafortunado incidente", dicen en un comunicado.