Minutos antes de salir al escenario, Madonna ha hecho toda una declaración de intenciones al afirmar que "el poder de la música es unir a la gente". Sus palabras pueden entenderse como una clara respuesta a las críticas que han arremetido contra su actuación en Israel.

Sin embargo, la estrella ha querido ir más allá y, tal y como había adelantado, ha habido sorpresas al terminar su actuación.

En los instantes finales de la interpretación de Madonna, dos bailarines agarrados se han dado la vuelta en el escenario mostrando las banderas de Israel y Palestina sobre sus espaldas.

De esta manera, Madonna ha conseguido burlar las normas de Eurovisión y mandar un claro mensaje de paz.

También han querido visibilizar a Palestina los representantes de Islandia, que en el momento del televoto han mostrado varias banderas.

Representantes de Islandia en Eurovisión | YouTube Eurovision Song Contest

Esta ha sido la actuación del representante de España, Miki Núñez, en Eurovisión:

El festival europeo lo ha ganado Países Bajos con esta actuación de Duncan Laurence: