Un grupo de activistas medioambientales ha cubierto con ocho kilos de harina un coche customizado por Andy Warhol expuesto en Milán. Esta acción, la última de una serie de protestas que han puesto en alerta a museos de todo el mundo, ha ocurrido este viernes por la mañana en la Fabbrica del Vapore di Milano, un centro de exposiciones que acoge estos días una retrospectiva sobre el artista estadounidense.

Los activistas han saltado el cordón que protegía la obra y arrojado sacos de harina hasta cubrir por totalidad el coche customizado por Warhol, mientras gritaban consignas como "hace falta ocuparse de esto" y "es una cuestión de bien común", según puede apreciarse en un vídeo publicado por el diario especializado 'Artribune'.

"No habrá más comida ni agua, hay un colapso ecológico en marcha", fue otro de los mensajes que gritaron los activistas antes de ser reducidos por agentes de seguridad.

Los responsables del ataque forman parte del colectivo Ultima Generazione, la división italiana de Extinction Rebellion, un grupo internacional que promueve la desobedencia civil para llamar la atención sobre la crisis climática.

Minutos antes de la protesta, una de sus integrantes publicaba un vídeo en redes sociales para explicar los motivos de la actuación: "Tengo miedo y siento el imperativo moral de hacer algo. Hay un colapso ecológico y climático en marcha, nuestros gobiernos no lo han afrontado en los últimos 30 años y ya no sé qué hacer para llamar la atención sobre lo que será un desastre para toda la sociedad".

Dos semanas antes, otros miembros del mismo colectivo lanzaron puré de verduras sobre 'El sembrador' de Van Gogh que se exponía en Roma.

Goteo de ataques a obras de arte

La ola de ataques contra obras de arte para llamar la atención sobre la crisis climática no es exclusiva de Italia. Hace unas semanas detuvieron a tres personas en Países Bajos que arrojaron salsa de tomate cerca de la 'La Joven de la Perla', de Vermeer, y, unos días antes, dos personas lanzaron puré de patatas contra un cuadro de Monet expuesto en Alemania.

En las mismas fechas dos activistas se pegaron a los marcos de 'Las Majas' de Goya en el Museo del Prado de Madrid. La primera acción de este tipo tuvo lugar en octubre, cuando miembros de Just Stop Oil vertieron sopa de tomate sobre 'Los Girasoles' de Van Gogh en Londres.