Nintendo celebra este curso el 35 cumpleaños de Super Mario, el fontanero reconvertido a héroe más famoso de los videojuegos. Y lo hace por todo lo alto al recuperar uno de sus títulos más aclamados: 'Super Mario 64' llegará a la Nintendo Switch el próximo 18 de septiembre en el recopilatorio 'Super Mario 3D Allstars', acompañado de 'Super Mario Sunshine' y 'Super Mario Galaxy', todos con gráficos revisados para adaptarse a la nueva generación.

'Super Mario 64' llegó por primera vez a los hogares japoneses y norteamericanos en el año 1996, mientras en Europa tuvimos que esperar hasta la primavera del 97 para poder disfrutarlo. Pero la espera mereció la pena. El título, lanzado junto a la consola Nintendo 64 (N64), llegaba para poner patas arriba el mundo de los videojuegos y hacer frente a la debutante Playstation.

El acierto de 'Super Mario 64' fue ser capaz de traducir lo mejor de las aventuras del fontanero en 2D a las tres dimensiones que ofrecía la N64, a la vez que experimentaba con nuevos sistemas de juego que habrían sido imposibles de implementar en un juego de perspectiva plana. Comandada por el desarrollador Shigeru Miyamoto, la propuesta fue la base sobre la que se asentó posteriormente el género de las plataformas en 3D.

Pasear por un mundo en tres dimensiones

Como es habitual en las andanzas de Mario, su aventura comienza con la noticia de que la princesa Peach ha sido secuestrada por el villano de la saga, Bowser. Mario tenía que visitar hasta 15 niveles diferentes escondidos en los cuadros y paredes del castillo de la princesa, recolectando estrellas para poder salvarla.

Los gráficos poligonales en 64 bits daban forma al que fue considerado "el mayor mundo en 3D hasta el momento", como recogía IGN en su primer análisis del juego. Las posibilidades del mando analógico, que permitía al jugador moverse en más de las ocho direcciones que permitían los controladores hasta el momento, dieron al usuario una sensación de libertad sin precedentes en aquella época.

Sin embargo, la tridimensionalidad trajo consigo uno de los mayores problemas de la nueva generación de videojuegos: el punto de vista del jugador. Los desarrolladores tomaron la decisión de dar varios enfoques para que el usuario pudiera elegir con libertad cómo enfrentarse a cada nivel. Fue el punto más criticado del título, pero sería el punto de partida para que el sistema se puliera en el futuro.

Evolución mecánica y sonora

'Super Mario 64' exploró el concepto de 'rejugabilidad' más allá de 'volver a pasarse el juego'. Los mundos escondían siete estrellas cada uno, y había que volver a visitarlos cada vez que se quería conseguir una nueva. En ocasiones, el nivel cambiaba levemente para adaptarse al reto de conseguir una de las estrellas.

La libertad para explorar cada nivel sin la restricción de la bidimensionalidad ni del límite de tiempo, tan común en los juegos de Mario, invitaban a descubrir cada secreto que ofrecía el juego.

También la evolución se dejó notar en el apartado sonoro. Las magistrales melodías del veterano compositor Koji Kondo y la introducción de efectos de sonido entre los que figuraban la voz del protagonista elevaban la calidad del juego por encima de cualquier juego de plataformas hecho hasta la fecha.

 

El legado del fontanero de Nintendo

'Super Mario 64' sentaría la base de una nueva forma de hacer videojuegos. 'The Legend of Zelda: Ocarina of Time', otro de los grandes de Nintendo 64, utilizó el motor gráfico del juego del fontanero, adaptado para las aventuras de Link.

Otros grandes del género de plataformas de la época, como 'Donkey Kong 64', 'Spyro the Dragon', 'Medievil' o 'Banjo-Kazooie' tienen mucho que agradecer al título de Nintendo, seguidos de una larga lista de juegos que, hoy en día, siguen mirando a 'Super Mario 64' como inspiración.

El juego tuvo un remake para Nintendo DS, con gráficos revisados y multitud de nuevos añadidos, aunque nunca llegó a alcanzar al original, que obtuvo unas cifras escandalosas de ventas. Al cierre de la producción de Nintendo 64, Super Mario 64 se mantenía como el juego más vendido de la plataforma, según Kotaku.

El título, acompañado de sus dos "secuelas" no directas, ha vuelto con fuerza y ya se ha colocado como el videojuego más vendido de Amazon de los últimos días.