Con Sony poniendo toda la carne en el asador en su primera puesta en escena el pasado 12 de junio, sigue habiendo una gran duda que rodea al lanzamiento de la PlayStation 5 que los usuarios no pueden quitarse de la cabeza.

El precio al que la consola de nueva generación saldrá al mercado ha suscitado un gran número de informaciones y rumores en los últimos días, pero no se ha concretado nada en las últimas horas y no parece que esa confirmación vaya a hacerse pronto.

Sin embargo, lo que sí se pudo podido saber gracias a un estudio publicado por Bloomberg en febrero es lo que le cuesta a Sony fabricar cada modelo de PlayStation 5 que se pondrá a la venta. El precio es esa fabricación sería de unos 450 dólares, lo que lleva a preguntarnos qué significa esto y si tendrá relación con el precio final de la consola.

Echando la vista atrás y fijándonos en el lanzamiento hace siete años de la consola de la actual generación (PlayStation 4), Sony la lanzó al mercado a 399 euros. En el momento de su lanzamiento, cada unidad tenía un coste de fabricación de 381 euros, según el mismo informe de Bloomberg, algo que dejó a Sony con un margen muy ajustado de ganancias por consola vendida.

Si a la ecuación añadimos que en esta ocasión va a haber otro modelo distinto de lanzamiento con la edición digital de la consola, sin lector de discos, los interrogantes se hacen todavía más grandes. Es de esperar que ese modelo sea más barato que la consola convencional, ya que no contará con esa ranura para insertar discos físicos, pero... ¿cuánto puede suponer dicho ahorro?

La Digital Edition, la versión ¿mucho más barata? de PS5

En un vídeo publicado por el medio 'Digital Foundry', analizan el coste que supone instalar este componente en una consola. Según sus fuentes consultadas, quitar el lector UHD Blu-Ray supone un descuento de unos 20 dólares en el coste de fabricación. Es decir, no variaría mucho, y una gran rebaja por parte de Sony en este modelo en concreto les podría llevar a perder dinero.

 

La rebaja tendría que ser lo suficientemente notable como para que el consumidor no se arrepienta en un momento dado por no tener ese lector de discos. Si la diferencia es de, por ejemplo, esos 20 dólares, comprar la edición digital no tendría sentido, ya que perderías la opción del formato físico por una diferencia muy pequeña de precio.

Por el contrario, si la rebaja es más grande -pongamos de ejemplo 100 euros-, sería más atractivo para el consumidor, pero Sony entraría en ese terreno de pérdidas por consola digital vendida. Si el coste de fabricación de la consola sin el lector de discos es de unos 430 dólares y la PlayStation 5 digital se vende a 400, la marca perdería alrededor de 30 euros por consola vendida.

Entonces, ¿qué sentido tendría para Sony hacer este movimiento? Aquí entrarían muchas más variables, como el dinero que consigue la compañía por servicios como PlayStation Plus o PlayStation Now o por las ventas digitales de los títulos. De nuevo, según Digital Foundry, el distribuidor de un videojuego consigue alrededor de ocho dólares más si vende una copia digital de su título en comparación con una edición física del mismo, debido a los costes relacionados con su distribución a los establecimientos en los que se ponga a la venta.

El modelo digital de Xbox y el fantasma de PS3

Microsoft, por ejemplo, sacó en 2019 el modelo digital de su Xbox One S, su versión 'recatada' de la Xbox One. Su precio de salida era de 230 euros, una rebaja de unos 70 euros si lo comparabas con el precio al que salió al mercado la versión con lector de discos de la misma consola.

Con estos datos sobre la mesa, quizás muchos piensen que Sony podría romper esa barrera que parece haberse puesto en los 500 dólares/euros... pero entonces aparece el fantasma de PlayStation 3. En 2006, Sony puso a la venta dos modelos de su nueva consola: uno de 20GB de espacio a 500 dólares/euros y otro de 60GB a 600 dólares/euros. Las críticas fueron masivas -PlayStation 2 costó 300 euros de salida- y tuvieron que bajar los precios, reconociendo públicamente que se habían equivocado.

Hasta ahora, todo son conjeturas y no hay nada oficial a lo que 'agarrarse' por parte de Sony. No sería sorprendente que la PS5 saliese al mercado por esos 500 euros, pero sí que lo sería si el precio es superior. Esto supondría un aumento de 100 euros con respecto al precio de salida de PlayStation 4 al mercado (400 euros).

El último ejemplo que tenemos por parte de Sony es el lanzamiento de PS4 Pro, la versión mejorada de PlayStation 4. Su precio en noviembre de 2016 era de 400 euros, 100 euros superior al que costaba en ese momento el modelo base de la consola. En una entrevista en la BBC, el presidente ejecutivo de Sony, Jim Ryan, reconocía que en su compañía estaban poniendo “el valor por encima del precio” al hablar sobre PS5.

Sea como fuere, en Sony esperan vender muchas más consolas de las que tenían previstas en un principio. Bloomberg y Nikkei avanzan que la compañía ha tomado la decisión de aumentar considerablemente la producción de PlayStation 5. En abril, tenían pensado fabricar cinco o seis millones de consolas; ahora, esperan tener fabricadas el doble para finales de año.

Y es que aunque no lo parezca, el lanzamiento está cada vez más cerca. Amazon abrió hace semanas su página oficial de PlayStation 5, en la que aparecen tanto la consola como los periféricos que se podrán adquirir de la misma: cámara, estación de carga, auriculares y el mando (DualSense). El primer juego que se puede reservar en dicha plataforma para PS5 es el NBA 2K21, con el difunto Kobe Bryant siendo portada de la edición especial del título y Zion Williamson siendo portada de la edición estándar del mismo.