El simple reenvío de un mensaje puede provocar el hackeo de tu cuenta de WhatsApp. Se trata de uno de los últimos ataques propiciados desde la red social, algo que empieza por algo tan sencillo como el SMS o el correo electrónico de un 'conocido'.

En ese mensaje, esa persona 'conocida' a la que realmente no conoces te pide que le mandes un código que va a llegar a tu teléfono. Si envías ese código, pierdes tu cuenta de WhatsApp, ya que la otra persona que se ha hecho pasar por un conocido tuyo accede a tu aplicación gracias a ese código que tú le has mandado.

¿Así de simple? Así de simple, ya que WhatsApp únicamente te pide un código que llega a tu teléfono móvil para verificar que eres tú. Si das ese código a un tercero, esa persona se queda con tu cuenta.

¿Y no puedes recuperar la cuenta desde tu dispositivo? Tampoco, ya que cada cuenta de WhatsApp tiene asociada un número de teléfono y un dispositivo móvil desde el que operar, por lo que se hace imposible recuperarlo. La aplicación incluso puede llegar a detectar que se está haciendo un uso indebido de la misma y bloquear la cuenta.

 

Lo cierto es que este bloqueo se puede evitar con una premisa que puede valer para cualquier otro fraude: desconfiar. Comprobar que cada mensaje que recibimos es de confianza, de nuestros conocidos y que no tiene ningún elemento 'raro' que pueda poner en peligro nuestra información más delicada.