No siempre prestamos la suficiente atención a la limpieza de los equipos de descanso a pesar de que un tercio de la vida nos lo pasamos en la cama. O, para ser más precisos, casi nunca lo hacemos tal y como recomiendan los expertos. Si viéramos toda la vida microscópica hay campa a sus anchas sobre nuestro colchón, almohadas y sábanas… correríamos a coger un buen desinfectante.

Saber cómo limpiar el colchón de manchas de orina, sudor, vómito, sangre, excrementos de gatos y perros, pelos, polvo o piel muerta es importante para mantenerlo en buen estado.

Aun así, los profesionales del sector dicen que el colchón se debe cambiar cada diez años. Y en ese momento hay que revisar también el somier o base para asegurarse de que está en perfecto estado. De nada serviría comprar un colchón nuevo y colocarlo sobre una estructura con algún defecto que afectara al descanso. ¿Vuestro colchón cuántos años tiene? Según la Asociación española de la cama (asocama), solo la mitad de la población cambió su colchón antes de los diez años... y el 32% de la población se levanta cansado y con dolores cada mañana (¿será a consecuencia de lo anterior?).

Sobre lavar las sábanas ya publicamos otro artículo en el que os contábamos que lo aconsejable es hacerlo al menos una vez a la semana al menos. ¿Sabías que uno de cada tres británicos dijo en una encuesta que solo cambiaba las sábanas una vez al año? La muestra fue de 2.000 personas.

Y, sobre las almohadas, que pueden contener nada menos que hasta 16 tipos distintos de hongos -eso, contando que estás solo en tu cama; si duermes acompañado, esos números se duplican- también os contamos de qué manera lavarlas. ¿Sabías que lo ideal es renovar las almohadas cada dos años? ¿Cuánto tiempo tienen las tuyas?

Después de esta introducción vamos a ver algunos consejos generales sobre cómo cuidar el colchón para prevenir posibles problemas, pero, de entrada: hay que lavarlo a menudo igualmente. Y en esto no hay mucha diferencia ya sean colchones de espuma, muelles, látex o viscoelástico, por ejemplo.

Guía: cómo mantener el colchón limpio y saneado

1. Aspirar: el colchón debe ser aspirado una vez al mes para quitar los ácaros que pudiera haber y cualquier resto.

2. Ventilar: todos los días por la mañana hay que retirar las sábanas y dejar que la humedad y el calor salgan manchas de moho que no están cubiertas por la garantía del colchón.

3. Enfundar: usar una buena funda es fundamental. Hay que lavarla al menos cada dos meses. Intenta que sea de algodón 100% y transpirable. En los colchones que son desenfundables además de seguir este consejo, hay que tener cuenta las normas escritas en las etiquetas por los fabricantes con respecto al lavado e higienizado de las fundas.

4. Limpiar: si hay alguna mancha trata de quitarla lo antes posible.

5. No golpear: si aún no haces, ya es hora de que destierres esa vieja práctica de golpear el colchón para que ‘suelte’ el polvo y las células muertas acumuladas. A los colchones de hoy en día no les va bien.

6. No saltar: el colchón está diseñado para descansar, hay que evitar dar saltos. Nunca utilizar tablas entre el colchón y la base de la cama, eso puede reducir la vida del colchón e incluso invalidar los términos de la garantía.

Limpieza profunda del colchón

Se debe hacer dos veces al año. Puedes aprovechar para darle la vuelta si tu colchón lo necesita.

Recuerda que debes aspirar en profundidad y después revisarás si hay alguna mancha que tratar.

1. Limpiar colchón con pis: son las típicas manchas de los colchones infantiles. Lava la ropa de cama y deja que el colchón se seque bien. Prepara una mezcla de cuatro partes de agua por una de vinagre blanco y frota con un paño un poco mojado sobre la mancha. Es importante que seque bien.

2. Limpiar colchón con humedad o moho: y es importante precisamente porque un gran peligro para los colchones es la humedad. Si el problema es muy grande, lo más razonable es cambiar el colchón. Pero si quieres intentar salvarlo, prueba con airearlo bien y luego pasar la aspiradora para quitar el posible moho. Después utiliza algún desinfectante, aclara con un paño con un poco de agua templada y deja secar.

3. Limpiar colchón con sangre: si la mancha es reciente la puedes quitar con un poco de agua oxigenada. Cuando salgan burbujas frota con cuidado con un paño limpio y deja secar. Por el contrario, si la mancha tiene tiempo, haz una mezcla de una parte de bicarbonato y dos de agua fría. Extiende con un paño humedecido y deja actuar unos 30 minutos.

4. Limpiar colchón con vómito o sudor: para quitar el mal olor del vómito o el sudor sobre el colchón puedes usar un poco de vinagre y echar bicarbonato. Cuando salga la espuma frota y después limpia con la aspiradora. Recuerda que debes dejar que el colchón se seque muy bien.

Una vez tratadas todas las manchas y seco el colchón hay que dar el siguiente paso.

Cómo desinfectar y eliminar los ácaros del colchón:

1. Esparcimos bicarbonato por el colchón usando un colador o un tamizador.

2. Preparamos un pulverizador con agua oxigenada o vinagre blanco, que echaremos por todas partes de igual manera. Dejamos actuar unos 45 minutos.

3. Pasado este tiempo rociamos de nuevo con el pulverizador y después frotamos con esponja limpia por todo el colchón. El bicarbonato de sodio se pondrá marrón porque estará arrancando la suciedad.

4. Aspira los restos del bicarbonato. Si puedes dejar el colchón al sol durante una hora o más. Si no puedes, intenta secarlo con un secador.

Ahora ya sabes qué hacer en los próximos días libres.