Los bañadores, bikinis y todas las prendas de baño en general son prendas delicadas, pero ¿las tratamos como tal? La realidad es que muchas veces no les prestamos la suficiente atención o quizás es que no sabemos cómo cuidarlas bien. Para lavar bikinis y bañadores sin estropearlos hay varias cosas a tener en cuenta, no obstante, lo primero es tener conciencia de que, si no los tratamos con cuidado, muy pronto perderán su color, elasticidad y forma.

Como primer consejo: si estrenas un bikini o bañador, ponlo en remojo con agua, sal y un poquito de vinagre. Con este truco ayudas a que se fijen los colores y luego no destiña ni los pierda con el uso.

Cómo lavar bikinis y bañadores

Una de las cosas más importantes para que los trajes de baño se mantengan en buen estado es lavarlos en agua fría lo antes que puedas tras salir de la playa o la piscina. No lo dejes húmedo en el cubo de la ropa sucia, tampoco lo metas en la lavadora directamente porque no siempre en necesario: lávalo en un barreño con agua fría y si quieres añade un poco de jabón con pH neutro. Así podrás eliminar restos de cloro o salitre. Esta es una lista de consejos a modo de resumen:

1. Si has estado en la playa, limpia los restos de arena que hayan quedado antes de lavar tu traje de baño. Lo ideal es que los laves en un barreño o similar.

2. Utiliza agua fría y lávalos del revés.

3. Si tiene alguna mancha, frota con suavidad, pero sin utilizar ningún cepillo.

4. Usa siempre un jabón neutro.

5. Escurre el bañador o bikini sin retorcerlo.

6. Deja que se seque a la sombra, no lo expongas directamente al sol para evitar que pierda color.

7. Es un tejido sensible que tampoco tolera bien las pinzas, procura colocarlo estirado y sin sujeción.

8. Antes de guardar tu bañador o bikini, asegúrate de que esté bien seco para que no se concentren malos olores y mucho menos hongos o microbios.

9. Échate la crema solar media hora antes de ponerte el bikini, ya que esta afecta al color.

Cómo lavar bikinis y bañadores en la lavadora

Aunque utilices tu traje de baño a diario, no es necesario que lo metas siempre en la lavadora. Dale un lavado rápido a mano después de cada uso y usa lavadora una vez a la semana.

Es conveniente que laves el bañador dentro de una bolsa de algodón para evitar que se enganche con otras prendas o que algún cierre o adorno se rompa. Por supuesto, utiliza un programa corto para prendas delicadas y no se te ocurra plancharlo.

Recuerda leer la etiqueta de la prenda para saber qué detergente emplear y la temperatura adecuada. Desde aquí te decimos que evites los suavizantes.

Cómo quitar el amarillo de los bañadores blancos

Algunos productos químicos que se usan en las piscinas, junto con las cremas solares pueden hacer que los trajes de baño blancos acaben con manchas amarillas. El material del que esté hecho la prenda también puede influir en esto.

Para tratar de eliminar ese tono amarillento, empapa un paño con vinagre blanco y frota la mancha antes de lavar el bañador a mano con agua fría.

Otro método que puedes probar en el caso de que toda la prenda esté mal, es poner un barreño con la mitad de agua y la mitad de vinagre blanco y sumergir el bañador durante toda la noche.