El tamaño del pene importa. Por lo menos así lo piensan aquellos hombres que no están satisfechos con el tamaño del suyo. Esto les causa inseguridad, complejo e incluso pérdida de confianza en su masculinidad y su sexualidad.

Si es tu caso, te preguntarás de qué manera alargar y engrosar el pene de forma natural sin tener que pasar por quirófano. Se puede, pero será de manera temporal. Y para qué engañarnos, no esperes un aumento impresionante.

La longitud considerada normal del pene depende en función de distintas variables, pero se podría decir que el tamaño medio de un pene en erección está entre 12 y 18 cm, siendo 13,85 cm la media española, según estadísticas de 2021. Cuando el tamaño del pene en erección es menos de 7cm (lo que en medicina se conoce como micropene) solo hay una manera de solucionarlo: la cirugía.

Sin embargo, si eres uno de esos hombres que lo que quiere es alargar el pene ligeramente sin pasar por el quirófano para mejorar su imagen y sentirse mejor, entonces puedes probar estas técnicas manuales que te proponemos a continuación.

Antes de empezar. Precauciones

  • Los ejercicios no deben doler. Si el estiramiento que sientes en el pene llega a ser doloroso detén el ejercicio. Tómate esto muy en serio porque si abusas de estirarlo podrías dañar el ligamento suspensorio del pene o tener desgarros en el tejido que podrían provocarte erecciones dolorosas. Si notas dolor consulta con un especialista, mejor prevenir que curar.
  • No hagas los ejercicios más veces de lo recomendado, así evitarás dañar el pene. Ten paciencia, respeta los tiempos y no te obsesiones. Todo lo bueno se hace esperar, dicen.
  • Si notas picor, pequeños hematomas, manchas o decoloración, entumecimiento o rotura de capilares deja de hacer los ejercicios. Consulta con tu médico si los síntomas duran más de dos días.
  • Utiliza lubricante siempre, así evitarás irritaciones y rozaduras. Eso sí, tampoco te pases. La lubricación excesiva hará que tanto tu mano como tu pene estén demasiado resbaladizos para hacer un trabajo eficaz.
  • Haz los ejercicios de pie contra la pared o sentado. Aunque si te encuentras más cómodo en otra postura donde también puedas controlar el estiramiento ¡adelante!
  • El pene deberá estar relajado o semi relajado (hay quienes recomiendan que el pene esté ligeramente duro). Si tienes una erección completa mientras haces los ejercicios, entonces para unos minutos y date un respiro. Continua cuando el pene vuelva a estar relajado.
  • Consulta con tu médico antes de hacer estos ejercicios para asegurarte que en tu caso particular son seguros. ¡Que no te de vergüenza! normalizar este tipo de temas es lo mejor.

Como en el gimnasio: para alargar el pene primero hay que calentar

¿Creías que con estos ejercicios te podrías saltar el calentamiento? ¡Malas noticias! Como en todo entrenamiento es muy importante no empezar en frío. Tus manos, tu pene y el lubricante deben estar calientes o por lo menos templados antes de empezar. De lo contrario te arriesgas a que se produzca una vasoconstricción en el pene, dando como resultado que este "se encoja de frío". Los ejercicios serían más complicados de hacer y menos efectivos.

Puedes darte una ducha caliente o, si te apetece, un baño relajante que ayudará a que los músculos se relajen y la piel se ablande, además de hacer que tus manos y tu pene se calienten. Eso sí, al acabar asegúrate de enjuagar bien el pene para eliminar todo el jabón que pueda quedar para evitar irritaciones.

Calienta el bote de lubricante metiéndolo en la bañera contigo, si decides darte un baño, o sumergiéndolo en un bol con agua caliente durante unos minutos. ¡Pero ojo! No calientes el agua en exceso, cuando apliques el lubricante deberá salir tibio no hirviendo.

Si tus manos vuelven a ponerse frías una vez que empiezas a hacer los ejercicios, frótalas una contra otra con energía para estimular la circulación y así aumentar su temperatura.

Los métodos naturales más recomendados para alargar el pene

Estos ejercicios que proponen los expertos son muy sencillos de hacer, pero requieren dedicación diaria. Busca un hueco en tu día donde incluirlos, ponle empeño, una buena dosis de paciencia y ¡a por ello!

1. Masaje. Aplica un poco de lubricante en tus manos y masajea el pene suavemente. Si repites este masaje a diario, la piel se irá estirando lo que ayudará en el aumento de su tamaño.

2. Estiramiento Jelqing. Este ejercicio, que es uno de los más populares, estimula la circulación de la sangre empujándola hacia la punta del pene ayudando así a su engrosamiento y alargamiento. Comienza rodeando la base del pene con tus dedos índice y pulgar formando un círculo. Aprieta suave-mente hasta que notes cierta presión. Mantén los dedos en esa posición y muévelos lentamente hacia arriba hasta la base del glande. ¡Ojo! Una vez llegues a este punto relaja los dedos y vuelve a empezar desde abajo (no presiones nunca la cabeza del pene). Cada movimiento debe durar de tres a cinco segundos aproximadamente, así que tómate tu tiempo. Para que este masaje sea efectivo debes ser muy constante y hacerlo todos los días durante unos 20 minutos.

3. Estiramiento en las cuatro direcciones. Sujeta el pene justo por debajo del glande con firmeza, pero sin presionar demasiado. Tira de él hacia arriba (hacia tu ombligo) hasta que sientas un poco de tensión. Mantén el estiramiento durante 20 segundos aproximadamente. Haz lo mismo tirando del pene hacia abajo, hacia un lado y hacia el otro, manteniendo también unos 20 segundos cada posición. Después vuelve a la posición normal y deja que el pene se relaje. Con paciencia y trabajo diario este estiramiento ayudará a que el tejido del pene se vaya estirando y por tanto aumente de tamaño. Haz estos ejercicios una o dos veces al día, no te llevará más de cinco minutos cada vez.

Puedes presionar con la otra mano la base del pene y así tirar suavemente de la piel hacia el sentido contrario al que estás moviendo el pene. Por ejemplo, cuando lo muevas hacia la izquierda presiona con la otra mano en la parte derecha de la base del pene, y así sucesivamente en cada dirección hacia la que tires.

4. Estiramiento con rotación. Otra alternativa es estirar la piel haciendo círculos. Con el agarre firme por debajo del glande, tira suavemente hacia delante buscando un estiramiento suave y haz tres círculos lentos hacia un lado y después repite hacia el otro. Ten en cuenta que cada movimiento circular debe durar unos cinco segundos aproximadamente. Haz este ejercicio completo de ocho a diez veces, una vez al día.

5. Estiramiento invertido. Necesitarás las dos manos. Una agarrando por debajo del glande como en los anteriores estiramientos y la otra haciendo un círculo con el índice y pulgar sujetando la base del pene. Ahora mueve las manos en direcciones opuestas (la de arriba hacia delante y la de abajo hacia tu cuerpo) hasta sentir un ligero estiramiento que mantendrás durante 30 segundos. Luego relaja el pene devolviéndolo a su posición natural por diez segundos y vuelve a repetirlo. Haz este estiramiento cinco o seis veces al día.

6. Ejercicios de Kegel. Son un complemento ideal para cualquiera de los métodos que te hemos propuesto anteriormente. Estos ejercicios, creados por el ginecólogo estadounidense Arnold Kegel, tienen como objetivo fortalecer el suelo pélvico, lo que ayudará a los hombres a mejorar la calidad y el ángulo de sus erecciones. Además de otros muchos beneficios como combatir la eyaculación precoz y la impotencia sexual.

Antes de empezar, ¿sabes cuáles son músculos del suelo pélvico? Un truco muy fácil es apretar los músculos como si quisieras retener la orina. Esa musculatura que notas apretándose abajo es tu suelo pélvico. Ahora ya sabes qué parte de tu cuerpo exactamente vas a trabajar. Es importante que el resto del cuerpo esté relajado, no lo tenses. Simplemente contrae el suelo pélvico y mantén la contracción durante cinco segundos. Después relájalo durante otros cinco. Repítelo diez veces. Haz los ejercicios de Kegel 3 veces al día. Para empezar, te resultará más fácil hacerlos tumbado, pero a medida que tu suelo pélvico se vaya fortaleciendo prueba a hacerlos sentado, de pie o caminando.

Cómo se alarga el pene con cirugía

La técnica más que más se usa para hacer un alargamiento de pene de manera quirúrgica es la sección del ligamento suspensorio del pene. Se trata del ligamento cuya función es precisamente "sujetar" el pene desde el hueso púbico hasta su parte interna que es la que se introduce en la región pélvica, según los expertos de [[LINK:EXTERNO||| https://www.quironsalud.es/blogs/es/mens-health/alargamiento-pene|||QuironSalud]].

Además, en muchas ocasiones los pacientes presentan grasa infrapúbica por lo que se les aconseja hacer una liposucción en esa zona. De esta manera en realidad no se está alargando el pene sino que se lo está "sacando" del abdomen.

Otra técnica que puede complementar esta cirugía es una escrotoplastia dado que hay pacientes que presentan escrotos con mucha piel que tiende a esconder parte del cuerpo del pene.

Otras medidas generales son recortarse el vello púbico y hacer ejercicio puesto que puede conseguirse adelgazar mejorando el aspecto estético abdominal.