Sí, estando vacunados con pauta completa, podemos infectarnos de coronavirus y también contagiarlo a los demás. Las vacunas no son esterilizadoras pero sí nos protegen de tener un COVID grave en la gran mayoría de los casos.

Ahora, con la variante Delta, el panorama está cambiado y se está viendo que los síntomas son o podrían ser, por regla general, más perecidos a los de un catarro. Incluso, también en personas ya vacunadas que se contagian del virus y desarrollan síntomas. O al menos así lo refiere uno de los pocos informe hasta la fecha, realizado en Reino Unido: el proyecto Zoe.

Según los resultados de este seguimiento -realizado con 4.000 voluntarios- en personas no vacunadas, los síntomas de la variante Delta serían más parecidos a los de un resfriado común como dolor de cabeza, de garganta y secreciones nasales, también fiebre o tos seca, y no habría, en cambio, tanto cansancio, falta de aire o la pérdida de olfato (como sí habría con la variante original).

En personas vacunadas con pauta completa, los síntomas más reportados -siempre estudiados con la variante Delta- fueron también dolor de cabeza, secreciones nasales, dolor de garganta y estornudos. Por último, en personas vacunadas que se contagiaron sólo con una sola dosis (y no con pauta completa), los síntomas serían los mismos, solo que también podría haber también tos seca. Aquí podemos ver el video del proyecto Zoe donde se detallan más los síntomas.

De ahí, que los expertos recomienden que aún estando vacunado, no nos relajemos ni bajemos la guardia, si tenemos síntomas compatibles con los de un catarro porque podría ser COVID.

No relajarnos, aunque estamos vacunados

“Ahora tenemos herramientas eficaces como son los test de autodiagnóstico de venta en farmacias, los test de antígenos, es mucho más fácil. Por eso, aunque estemos vacunados, si tenemos esos síntomas (secreción o goteo nasal, estornudos…) hagámonos un test de antígenos y no pensemos que es por un aire acondicionado o una mala corriente de aire”, afirma a laSexta la doctora Olga Mediano, neumóloga y coordinadora de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Aunque estemos vacunados, si tenemos síntomas de catarro (secreción o goteo nasal, estornudos…) hagámonos un test de antígenos

Dra. Olga Mediano, neumóloga

El inmunólogo Alfredo Corell, contagiado de COVID estando ya vacunado con pauta completa- lo explicaba también en este video que los síntomas de las personas ya vacunadas podían ser compatibles con los de un catarro: "Lo que notas es un moqueo, aumenta la secreción nasal, afección de garganta (sequedad o dolor) y algún estornudo. Lo puedes confundir con una reacción alérgica o con un catarro”, explicaba Corell.

“Al ser síntomas como goteo nasal o congestión nasal, estornudos o un ligero dolor de cabeza, que no se acompañan de mucho malestar ni de fiebre o tos (y parece también que hay menos pérdida de olfato y de gusto) puede que la gente los infravalore un poco, y puedan pensar que es una alergia o un resfriado por un aire acondicionado. Pero no, podría ser un COVID, aunque estemos vacunados”, expone Mediano. Por ello, sería recomendable que tengamos en casa un test de antígenos (de venta en farmacia) que tardamos solo 10 minutos en hacérnoslo, “y si es positivo, reportarlo; y si es negativo, estar alerta por si es un falso negativo, si se siguen teniendo síntomas”, añade la experta.

Recordemos que los test de antígenos suelen ser muy eficaces cuando hay síntomas y la recomendación es hacerlo en los primeros días de la infección, desde el tercer día hasta al séptimo.

Alerta a cualquier síntomas respiratorio

No obstante, es importante poner sobre la mesa que “desde el principio de la pandemia aprendimos que cualquier síntoma de infección respiratoria podría ser compatible con COVID”, afirma por su parte el doctor Miguel Marcos, médico internista del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) y del Hospital Universitario de Salamanca.

Desde el principio de la pandemia, aprendimos que cualquier síntoma de infección respiratoria podría ser compatible con COVID

Dr. Miguel Marcos, médico internista

No se sabe realmente aún o al menos “no hay todavía evidencia clara de que la variante Delta pueda generar esos síntomas (similares a los del catarro) más que otras variantes, creo que lo que está pasando es que el estar ya mucha gente vacunada, y al ser ahora la incidencia más alta en población joven que no está vacunada, los que se infectan suelen tener síntomas más leves”, refiere el doctor.

No obstante, es importante estar alertas, porque lo que está claro es que aun estando vacunados, podemos contagiarnos y contagiar a los demás. Es decir, “no te relajes, estando vacunado. Nos podremos relajar cuando los casos bajen, cuando la incidencia baje”, afirma el experto.

Es cierto que la vacuna disminuye los contagios, a pesar de que no los bloquea del todo. Según expone Mediano, “se estima que los vacunados se infectan un 50% menos y trasmiten la enfermedad un 50% menos, pero es aún un porcentaje muy elevado. Por lo que pueden infectarse y contagiar. Pero es algo que ya sabíamos. Es decir, sabíamos que las vacunas no eran esterilizantes pero evitan que si te infectas, ese infección evolucione hacia una enfermedad grave, hacia un COVID grave”, señala la doctora Mediano. El riesgo de enfermedad grave será mayor en personas mayores o inmunsuprimidas que no tienen o no han generado una buena inmunidad.

Se estima que los vacunados se infectan un 50% menos y trasmiten la enfermedad un 50% menos, pero pueden por tanto, contagiarse y contagiar

Dra. Olga Mediano, neumóloga

Vacunas y medidas de protección

Además de la vacunación, es importante que la incidencia baje, más en este panorama de variante Delta, la cual ha demostrado ser mucho más contagiosa. “Si el virus se trasmite mucho y nos infectamos muchos, tenemos más posibilidad de que esas personas que no tienen aún una protección total como pueden ser personas aún no vacunadas con la pauta completa, o algunos mayores e personas inmunodeprimidos, acaben desarrollando ese COVID grave”, expone Mediano.

O lo mismo en el caso de los niños. “Solo el 1% de los niños con COVID ingresan, pero no es lo mismo entonces que se contagien 100 niños a que se contagien 5000. Por ello, es muy importante disminuir la transmisión del virus”, añade.

Las vacunas por ello, deben ir aún acompañadas de las medidas de seguridad que todos conocemos. Sería algo así como ponerse el cinturón de seguridad en el coche: “Sabemos que el cinturón disminuye accidentes, pero no por ello vamos a 150 kilómetros por hora por la carretera. Hay que usar el sentido común”, sostiene el doctor Marcos. Porque “mientras sigamos con una incidencia tan alta, el riesgo está ahí”. Y debemos ahora, en este escenario de variante Delta, llegar al 90% de la población inmunizada y tener así "una inmunidad de grupo adecuada y aún no estamos en ese punto. Todavía queda gente por vacunar y está por ver qué va a pasar con la tercera dosis de las personas más vulnerable”, finaliza por su parte Mediano.