Los funerales son momentos difíciles. Por eso, puede ser habitual que alguna de las frases de condolencia nos juegue una mala pasada. "La madre de un amigo mío se puso muy nerviosa en un entierro y cuando fue a dar el pésame dijo 'no era nadie'", ha explicado Iñaki Urrutia.

Y no es la única anécdota desagradable que tienen los zapeadores. Quique Peinado ha explicado cómo la madre de un compañero suyo de la facultad, que era extranjera, no sabía muy bien las expresiones de condolencias: "Se acercó a la viuda y le dijo 'no caerá esa breva".

¿Pensamos mucho en la muerte y en nuestro funeral?

Zapeando ha salido a la calle para comprobar si los españoles piensan mucho en su muerte y en cómo será su funeral. Puedes verlo en este vídeo: