Entró a colaborar en Zapeando para "las típicas semanas de verano" cuando al frente del programa estaba Frank Blanco. "Recuerdo el primer día. Un horror. Fatal, súper nerviosa. Un agobio horrible porque leo fatal e intentaba improvisar en lugar de leer solo el guion. Había momentos donde los demás pensaban '¿Qué dice esta loca?'", recuerda Valeria Ros. Después de las vacaciones, Dani Mateo tomó los mandos de Zapeando y Valeria se quedó. La humorista ha conquistado a los espectadores y ya se ha convertido en una de las imprescindibles para las tardes de laSexta: "El momento en el que ponen mi nombre en la cabecera de Zapeando fue un orgullo. A base de trabajármelo, improvisar y arriesgar bastante fuera del guion".

La colaboradora confiesa a laSexta.com que nunca va a olvidar la época en la que grababa los programas estando embarazada: "Es algo curioso, gracias a mi embarazo y a las locuras que me salían por la boca, conseguí un puesto fijo cuando era una colaboradora semanal", comenta en la entrevista. Valeria cree que ese "cambio hormonal" le dio parte de ingenio y bromea comentando que, además, tuvo la posibilidad de compartir en público cómo se fue "deformando".

En el vídeo que acompaña a estas líneas podemos ver algunos de los mejores momentos de Valeria Ros en el programa desde el 2019, el año en el que empezó en laSexta, hasta ahora. Poco más le queda por hacer: ha cantado, bailado, llorado de risa… "Cuando estoy en televisión, saco otra parte de mí, mi parte profesional. En mi vida real soy tímida y sí tengo vergüenza, pero distingo muy bien el personaje (a pesar de ser yo misma), siempre pienso en comedia). Para mí el 'sí' siempre va por delante. En general todo me parece bien". A pesar de ello confiesa que hay algo que no ha hecho en televisión y que le gustaría, presentar un programa: "Me encantaría que en algún momento me llegue esa oportunidad".

Valeria Ros destaca la facilidad que ofrece Dani Mateo para trabajar en su equipo: "Da lugar a la improvisación y es una maravilla poder hacer y decir lo que te apetezca en directo en una televisión nacional". Así, desvela que estar en la mesa del programa es como juntarse en un bar con amigos a tomar algo: "Por supuesto hay un guion, pero hay muchos saltos y nos dan la libertad de decir lo que queremos. Llevo tres años y al final los compañeros son como tipo Friends, es divertido y muy personal".

La colaboradora de Zapeando termina esta conversación recordando uno de sus momentos más divertidos en el programa: la visita de Mario Casas, su 'crush': "Soy súper fan de Mario Casas y cuando vino me cabreé mogollón porque estaba embarazada y no quería que lo supiese. Además, estaba enorme porque no paraba de comer. Pedí que me cambiasen de look muchas veces y en plató me tapaba con los guiones y él ya dijo que me había visto el bombo. Yo estaba en modo ligoteo. Qué vergüenza… ¡Y yo con el vestido de Kim Kardashian...!".

Sin parar de reír dejamos por escrito lo que años después Valeria Ros cree que merece: "Que Mario vuelva y esté buenísima".

*laSexta.com está publicando vídeos recopilatorios de sus presentadoras y presentadores como guiño a su trayectoria en la cadena.

El 'ligoteo' de Valeria Ros con Mario Casas