El pasado domingo Salvados emitió un programa sobre las dificultades para abortar en la Región de Murcia.

laSexta destapó que la Consejería de Salud envía a las mujeres que quieren o deben interrumpir su embarazo a clínicas privadas o a hospitales de otras comunidades porque en los centros públicos de la Región no se lleva a cabo este tipo de prácticas.

Este especial sobre el aborto tuvo consecuencias políticas: cargos del Gobierno central, como la ministra de Igualdad o la vicepresidenta tercera, ya se han comprometido a que el derecho al aborto se ejerza de forma "segura, gratuita y pública" en todas las comunidades autónomas.

Además, el Defensor del Paciente ya ha pedido a la Fiscalía que investigue si el Ejecutivo autonómico murciano está enviando a las mujeres a practicarse interrupciones del embarazo a otras regiones, como así lo admitió un ginecólogo en una entrevista con Gonzo.

 

Ministras de Unidas Podemos se comprometen a garantizar que el aborto se ejerza de forma "gratuita y pública"

Precisamente, esta entrevista es la que ha sacado los colores a la Consejería de Salud de la Región, que ha asegurado que revisará el convenio con las clínicas privadas para comprobar que todo se practica conforme a la ley y a las medidas sanitarias exigidas.

Y es que fue un médico autodenominado "cristiano" el que reconoció que ha presentado quejas ante el Gobierno regional porque sus pacientes le cuentan el mal trato que reciben en algunas de las clínicas privadas que practican el aborto.

Un ginecólogo "cristiano" admitió en Salvados las dificultades que sufren las mujeres para abortar en Murcia

"Me cuentan que han estado solas, que han estado con pacientes que se mofan del aborto, que el trato humano ha sido deplorable", indicó Juan Luis Delgado en una entrevista para Salvados. Unas declaraciones que indignaron a Gonzo, el presentador, que le preguntó por qué las deriva a estas clínicas si es consciente de todo lo que ocurre en ellas.

Sin embargo, el responsable de Medicina Materno Fetal del Hospital Virgen de la Arrixaca aseguró que no es que las derive, sino que hace "el trámite que legalmente se hace" y defendió su postura argumentando que siempre comunica "las incidencias a la Consejería de Sanidad".

"Los políticos y los médicos se escudan en la objeción de conciencia"

Las propias mujeres con las que se entrevistó el equipo de Salvados contaron que han sufrido la mala gestión de su comunidad autónoma, Murcia, para interrumpir embarazos .Y es que los hospitales públicos no realizan abortos y mandan a las mujeres a clínicas privadas. "Parece ser que el 50% de la responsabilidad la tendría el Gobierno que haya en ese momento y la otra parte, el otro 50% sería médico", explicó una de ellas.

"Según dicen, parece ser que los políticos se escudan diciendo que los médicos no quieren hacerlo por objeción de conciencia y según dicen los sanitarios, no lo hacen porque no tienen los medios ni el gobierno regional le pone los medios y el personal adecuado para formarse y para hacerlo", añadió.

Asimismo, otra joven que también tuvo que abortar en malas condiciones en una clínica privada a la que le mandó un hospital público, afirmó la mala actitud tanto del hospital como de las clínicas privadas: "Ellos son conscientes de que estamos en estado de shock y de que no estamos para pelear".