ABREN CUALQUIER CERRADURA CONVENCIONAL

ABREN CUALQUIER CERRADURA CONVENCIONAL

Estos son los métodos que usan los ladrones para entrar a las casas durante las vacaciones

En España se produjeron 107.000 robos con fuerza en domicilios en 2018, un 1,8% más que en 2017.

laSexta.com
 Madrid | 17/04/2019

En menos de 10 segundos nos pueden abrir la puerta de nuestra casa usando una llave adaptada y un martillo. Con el método 'bumping' los ladrones abren cualquier cerradura convencional, de gama baja.

"Es el método clásico con el que todos los ladrones están ahora intentando abrir las puertas", explica Alejandro Rodríguez, cerrajero.

Es rápido y fácil de usar. Hay incluso grupos criminales especializados en este tipo de aperturas. Es decir, en realizar robos con fuerza en domicilios. En España se produjeron 107.000 robos con fuerza en domicilios en 2018, un 1,8% más que en 2017.

Es, por ejemplo, el caso de 'Los Georgianos'. Pueden llegar a hacerlo con todo un arsenal de herramientas. Pero eso sucede ahora, porque los ladrones se han ido especializando.

"Hace muchos años, la herramienta típica era una 'pata de cabra' y les daba igual la cerradura que hubiese puesta", asegura Rodríguez. Llegaban hasta a arrancar la cerradura con un 'cascanueces'. "Tiene la forma de un bombillo. Se introduce en el orificio y, aplicando tensión hacia un lado y al otro, el bombillo de la cerradura se parte", cuenta.

Ahora ya no hace falta ser un experto para abrir la puerta sin dañarla o sin romper un bombillo. Solo con acceder a Internet podemos comprar unas ganzúas. También existen un tipo de llaves, que al introducirlas, "los dientes se posicionan en la forma del perfil de la llave de la cerradura hasta que llega un momento en que la puerta se abre", explica el cerrajero.

Para evitarlo, los fabricantes invierten en crear sistemas cada vez más seguros, como unas llaves que no se pueden 'bampear'. Lo más complicado después de un robo que han usado estas técnicas es demostrarlo, para lo que necesitaríamos abrir el bombillo y con un microscopio fijarnos en sus diminutas piezas. "Hay unas pequeñas marcas que nos indican que un bombillo ha sido forzado", afirma Rodríguez.

No es difícil, pero es ilegal. En el Código Penal el robo con fuerza en domicilios está castigado con penas de prisión de uno a tres años o de dos a cinco, si la casa está habitada.

Seguro que te interesa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.