Una de las claves para entender las manifestaciones de los últimos días en Cuba es que al frente del régimen ya no están los Castro, sino Miguel Díaz-Canel. Pero, ¿quién es exactamente el actual líder cubano?

Díaz-Canel tiene 61 años, nació en Santa Clara (Cuba) y desde 2019 es el primer líder de la isla que no forma parte de la familia Castro. Se trata de un discípulo y sucesor de Raúl Castro y sus cargos son los de jefe del Estado, jefe de Gobierno, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y, desde hace tres meses, primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Allí, técnicamente hay elecciones, pero son para elegir a los representantes del partido.

El líder cubano es ingeniero electrónico, se considera ateo y se unió al Ejército en los años 80. En esa década entró en política y empezó a escalar puestos hasta llamar la atención de Raúl Castro, que le nombró vicepresidente en 2013 y empezó a sonar como su sucesor.

Cinco años más tarde, el mandato raulista se acababa y la Asamblea de Cuba elegía a Díaz-Canel como presidente del país. En su primer discurso, prometió que la política exterior cubana se mantendría "inalterable": "Cuba no hace concesiones contra su soberanía e independencia, no negociará principios ni aceptará condicionamientos", afirmó.

Así, y aunque desde entonces ha dado algún pequeño paso, mantiene el partido único, una economía donde el sector privado está absolutamente limitado y las fronteras cerradas. Además, el coronavirus ha destruido una de las pocas cosas de las que presumía el régimen cubano: su sistema sanitario. Su población se queja de cómo se han disparado los contagios y hay dudas sobre la vacuna cubana.

Ante las protestas masivas, la reacción del presidente ha sido llamar a sus seguidores a salir a las calles para defender la revolución: "Estamos convocando a todos los revolucionarios del país, a todos los comunistas, a que salgan a las calles en cualquiera de los lugares donde se van a producir estas provocaciones", afirmaba.