El Congreso da el primer paso para que las injurias a la Corona dejen de ser delito en España y, para eso, tramitará una proposición de ley que elimine estas sanciones del código penal. Actualmente las injurias graves a la familia real pueden suponer una condena de prisión de entre seis meses y dos años y en laSexta Clave analizan algunas de las más sonadas.

La primera condena fue la del periodista Javier Sánchez Eraúskin, que se produjo tan solo seis años después de la proclamación de Juan Carlos I, y le condenaron a un año de prisión por un artículo que publicó en la revista 'Punto y Hora' al que tituló "El paseíllo y la espantá". Pero no ha sido el único. Otegui también fue condenado a un año de cárcel por llamar al rey Juan Carlos "El jefe de los torturadores".

En 2007, la revista 'El Jueves' publicó una de sus porteras más famosas. En ella se podía ver a por entonces el Príncipe de Asturias, Felipe VI, y a Letizia manteniendo relaciones sexuales para ilustrar los cheques bebé de Zapatero. Esto provocó que un juez de la Audiencia Nacional ordenara el secuestro y retirada de todos los ejemplares y a los autores de esa portada se les condenó a pagar 6.000€ por injurias a la corona.

También ha habido a lo largo de la historia varias condenas por letras de canciones, este es el caso del grupo Ardor de Estómago, Valtonyc -que sigue fugado en Bruselas y la justicia europea ha denegado su extradición a España-, o Pablo Hasél, que se encuentra en prisión por dedicar una canción al rey Juan Carlos y por publicar en Twitter comentarios ofensivos contra él, en los que le calificaba de "mafioso", entre otras muchas cosas.