En Liverpool, Inglaterra, un obrero, cansado de que el hotel 'Liverpool Innovation Park' no le pagase por su trabajo, decidió irrumpir en el vestíbulo del edificio con una excavadora y destrozarlo todo a su paso, según recoge la CNN.

El constructor, llamado John, trabajaba para la empresa 'Triton Construction', quien estaba a cargo de la reforma en el hotel que iba a abrir sus puertas en los próximos días y, al parecer, no había recibido su salario.

Cansado de esperar y de no encontrar soluciones, cogió una miniexcavadora y comenzó rompiendo las puertas de cristal. En el vídeo viral se muestra cómo, una vez dentro, arrasa con todo aunque según Michael Parkinson, director de la constructora, no hay daños estructurales graves.

Tras el suceso, un cliente tuvo que ser atendido por los servicios de emergencia por irritación en los ojos debido a la exposición de diésel de la máquina.

Por su parte, el hotel ha emitido un comunicado en el que explican que de momento no hablarán: "Dado que este asunto se encuentra actualmente bajo investigación policial, no queremos hacer más comentarios hasta que los hechos se esclarezcan".

Las redes sociales no han tardado en hacerse eco de lo ocurrido y algunos usuarios han mostrado su apoyo a John justificando que su acto es consecuencia del incumplimiento de sus derechos.