La historia de vida de un camarero de un bar de carretera: "Hasta los 12 años estuve en un hospicio"

El bar de carretera en el que trabaja este camarero desde hace 24 años es un "sitio de parada casi obligatoria" para muchos transportistas. Su día a día es rutinario y, aunque casi siempre la gente es agradable, también se encuentra con gente "impaciente": "Más del 90% de la gente es buena, pero hay un 10% de gente que se deja ver mucho. Ese 10% es lo que te marca en una jornada laboral estresada".

Se metió a la hostelería porque su familia se dedicaba a ello. A pesar de que su sueño era haber estudiado delineación, reconoce que le ha "faltado fuerza de voluntad" y que no era muy buen estudiante. Además, este camarero no fue "feliz" en su infancia. "Mi padre se murió teniendo yo seis años y mi madre no quiso saber nada de nosotros", confiesa. Estuvo hasta los 12 o 13 años en un hospicio, hasta que fue acogido por una familia que era hostelera.

La confesión más triste de un camionero: "Un finde prefiero estar parado porque desde el camión ves a las parejas con los niños"

Este camionero se tiene que quedar todo el fin de semana en el camión porque la empresa a la que tiene que entregar los productos no abre hasta el lunes. Ha venido "más rápido de la cuenta", así que ahora tiene que hacer tiempo. El tiempo lo matan dando algunas vueltas por la ciudad, viendo la tele, series y escuchando música.

Aunque echa de menos a sus "dos niñas" y su mujer, le encanta su trabajo: "No es la rutina de todos los días hacer lo mismo". Además, asegura que gracias a su trabajo tiene "unas niñas muy listas". Una de sus hijas "sacó la nota más alta de selectividad de Andalucía", y la otra "es periodista". "Nunca dejaría esto porque es la única forma de que ellas vayan para arriba", asegura.

Las dificultades lingüísticas a las que se enfrentan los camioneros cuando atraviesan las fronteras de su país

Un camionero griego pincha una rueda en un área de servicio española. La odisea a la que se enfrenta para hacerse entender con los mecánicos para que le ayuden y solucionen su problema es monumental.

Casi ninguno sabe inglés, y no se llegan a entender. Intentan hablar con él, preguntándole en español o chapurreando en inglés. Tras varios intentos y muchas preguntas, consiguen hacerse entender y el transportista griego logra que los mecánicos arreglen su camión.

Jordi Évole se encuentra en un bar de carretera con la historia del abuelo de un canterano del Real Madrid

Jordi Évole se sienta con un grupo de jubilados que suele ir al bar de carretera cerca de su pueblo en Alfajarín para tomar café, ya que es más entretenido que el bar del pueblo.

Uno de ellos cuenta que los últimos 23 años trabajó en una fábrica de 'containers'. Ahora se dedica a "cuidad de su mujer" porque le han "operado de la cadera dos o tres veces". Tiene tres nietos, y uno de ellos, de 14 años, juega en la cantera del Real Madrid.

La emotiva historia detrás del conductor del autobús del Atlético de Madrid: "Cogí el trabajo en memoria de mi hermano"

El autobusero del Atlético de Madrid se encuentra con Jordi Évole en un área de servicio. Los jugadores están en Madrid porque ellos van en avión. Él sólo va y vuelve para llevarlos al aeropuerto, del campo al hotel y del hotel al campo. Confiesa que siempre duerme en hotel, que no tiene que dormir en autobús porque ahora "ya tiene un nivel".

Él es del Atleti, aunque reconoce que el fútbol antes no le interesaba "en especial". Su hermano falleció hace tiempo y "era muy, muy del Atleti". Es por esto que "lo ha hecho por él". "Cuando me ofrecieron el trabajo, fue por él, por llevar a su equipo".

La historia de un matrimonio que dejó su trabajo para cuidar a su hijo: "Se quedó en estado vegetativo y murió 12 años después"

Esta pareja regentaba el restaurante Andreu, en el cruce de Andorra, pero uno de sus hijos sufrió un terrible accidente y se quedó en estado vegetativo, lo que les llevó a dejar el negocio antes de tiempo: "Dejamos el restaurante y nos dedicamos a cuidarlo hasta que se murió".

Emocionados, explican que estuvieron "cuidándole durante 12 años y todavía estarían haciéndolo. "Yo no dejo de darle gracias a dios o a quien sea porque nos mantuvo bien, tenía que levantarme dos veces cada noche a darle la vuelta", señala el hombre.

La "lucha diaria" de una camionera contra los estereotipos: "Llamas a una empresa y te dicen que no trabajan con mujeres"

Jordi Évole entrevista a una camionera para saber cómo vive en un mundo en el que trabajan muchos más hombres que mujeres. Explica que "es una lucha diaria": "Cuando empiezas le das mucha más importancia, pero una vez que tú sabes hacer el trabajo, no necesitas de nadie y vas segura y pisando fuerte".

Señala que hay distintas barreras que tienes que superar para demostrar tu valía. "Es llamar a una empresa y decirte que no trabaja con mujeres. Directamente, se te van cerrando puertas", asegura.

Así viven las mujeres que trabajan en el mundo del camión: "Tenía compañeros que me hacían la vida imposible"

Ser mujer y trabajar en el mundo del camión no es algo sencillo. Una camionera le explica a Jordi Évole las situaciones incómodas a las que ha tenido que hacer frente: "Yo estuve una temporada en una ruta fija y ahí había unos compañeros que me hacían un poco la vida imposible. Y no sé muy bien por qué".

Recuerda que se "vestía con un chándal" y no se "maquillaba para pasar desapercibida". "Yo llegaba a casa llorando y pensé en dejar el camión porque no podía estar así", asegura. Sin embargo, un día cambió "el chip" cuando su pareja le dijo "o te arreglas y vas a trabajar como vas siempre, o lo dejas porque así no puedes estar. Estás haciendo bien tu trabajo y a quien no le guste que se joda".

El peligro de ser mujer en el mundo del camión: "Llevo un spray de pimienta. No es legal, pero tampoco lo es que te violen"

Esta camionera explica en 'En ruta' las precauciones que toma cuando tiene que dormir en un área de servicio o en un parking en mitad de la nada. "Echo las cortinas y me cierro con una cinta de lado a lado para que no te entren. Que si te quieren robar, te robarán igual, pero al menos, se lo pones difícil", señala.

Y cuando Jordi Évole le pregunta si lleva "algo más de seguridad", explica que lleva "un spray pimienta, que no es legal, pero tampoco lo es que te violen o que te roben". Asegura que hay que tomar muchas precauciones porque duermen en sitios en los que "no sabes si hay chorizos". Sin embargo, "como mujer, cabe la posibilidad de que te violen, aparte de que te roben".

Un vigilante de seguridad habla del "riesgo" de su trabajo: "No me paseo entre los camiones porque puede haber alguien escondido y darte un talegazo"

Jordi Évole entrevista en 'En ruta' a un vigilante de seguridad que lleva 29 años trabajando en un área de servicio: "Esto duro no es, porque aquí fuera el jefe soy yo y nadie te manda". Sin embargo, asegura tener ganas de prejubirlarse porque "pasas frío; si llueve, tienes que mojarte y si un camión te está tocando las narices, tienes que salir".

Esta vigilante también explica que intenta no pasearse entre los camiones porque "no puedes saber lo que hay por ahí en medio y te arriesgas a que salga uno y te pegue un talegazo. Hay que intentar evita lo máximo posible el riesgo".