Yanelith Coaquira, una joven de 17 años de Puno, Perú, ha contado el infierno que sufrió después de que su pareja la secuestrara en su casa y fuese violada tanto por él como por el padre de este. Además, ha asegurado que fue obligaba a vivir con el cadáver del bebé, asesinado por el joven, según ha contado para el programa 'Día D'.

Todo comenzó en julio de 2019, cuando Yanelith se mudó a casa de su novio, también menor de edad, tras enterarse de que estaba embarazada de cuatro meses. Una vez allí, fue violada en varias ocasiones, tanto por su pareja como por el padre de él, además de permanecer secuestrada durante meses, tal y como publica 'La Verdad'. La menor ha contado, además, que su pareja consentía que su padre abusara de ella y "no hacía nada porque si se metía no le compraban el móvil que quería".

El 10 de noviembre de 2019 Yanelith dio a luz a la niña que estaba esperando, siendo su pareja y los padres quienes atendieron el parto. La joven ha recordado que ese día su novio la obligó a dar a luz en la habitación donde la tenía secuestrada. "Sus padre y él atendieron el parto. Ellos dijeron que era una niña. Me puse feliz, vi su carita y la escuché llorar. Luego creo que me desmayé porque no recuerdo nada", ha relatado, en declaraciones recogidas por 'La Verdad'.

Sin embargo, al despertarse, encontró el cuerpo de la niña sin vida a su lado. Su pareja, un adolescente de 16 años, había ahorcado a la bebé. A Yanelith solo le dijo que la recién nacida "tardó en morir como dos horas" y metió el cadáver en una bolsa para luego guardarlo en un cajón de la cómoda de la joven.

Desde ese momento, las palizas y vejaciones aumentaron. "De vez en cuando me daba un poco de comida" ha contado la víctima. Hasta que un día logró contactar con su hermana para contarle todo el calvario que estaba viviendo, le mandó fotos de todo y le suplicó que le sacará de allí.

Finalmente, Yanelith fue rescatada por la Policía de Huancané el 24 de enero de 2020. El cadáver de su hija recién nacida fue encontrado en estado de putrefacción en el cajón de la cómoda.

En la actualidad, el menor está en un centro de menores acusado de abuso sexual, secuestro y matar a su hijo. Sin embargo, solo cumplirá una condenada de tres meses de cárcel. Sus padres, por el momento, están en libertad, aunque están siendo investigados.