Los padres de la niña de 15 años que se suicidó en Barcelona y que, según denuncian, sufría acoso escolar en la escuela Jesús, María i Josep aseguran que existía una "situación de acoso por parte de profesores, coordinadores y una serie de personas con nombre y apellido".

Aseguran que en 2019 denunciaron esos hechos por "las vías de comunicación oficiales del colegio" y que "jamás" recibieron respuestas por parte de la dirección del centro. De hecho, narran un episodio en el que "un coordinador" le hizo "una serie de amenazas" a su hija "en un despacho cerrado": "Mi hija llegó a casa llorando con un ataque de ansiedad y diciendo 'soy mala persona y no merezco vivir".

La madre de la menor asegura que "algo debió pasar" antes de que la niña se suicidara: "Estaba fuera de toda opción que mi niña subiera al octavo de un edificio y decidiera tirarse", ha dicho. Habla de "un mensaje" que la menor recibió en la red interna del colegio, "a la que solo tienen acceso profesores y alumnos": "No es normal recibir un mensaje diciéndole a mi hija que muera. Entendemos que puede haber otros mensajes anteriores que han podido ser eliminados. También han podido ser amenazas verbales, no lo sabemos".

"Que miren bien si mi hija ha borrado algo. Yo creo que a mi hija el día de antes le han dicho algo tan terrible que prefirió tirarse antes que hacerle frente", denuncia en una entrevista en El Caso, al tiempo que relata que "ese día no quería ir al colegio": "Había una serie de antecedentes que nos hicieron pensar y atar muchos cabos, y queremos que se sepa".

La pareja, además, asegura que hay más familias afectadas por esta situación en el colegio y que "lo está pasando mal". Incluso apuntan que ha habido alumnos que "se han ido" del centro porque "no veían solución": "No nos podemos permitir que esto vuelva a pasar y que la escuela siga diciendo que todo es maravilloso, cuando todos sabemos que no lo es".

"Hemos oído el caso de una madre que ha quitado a su hija porque dice que si va a ese colegio se va a suicidar. Un padre que su hija ha tenido anorexia, ha perdido diez kilos y no se lo han detectado en el colegio. Otro al que le hacían bullying y le dijeron a su madre que no podían hacer nada, es increíble", denuncia el padre.

La madre, además, apunta que todo "se permite" y "no se hace nada": "No se hacen protocolos, son inexistentes o de dudosa calidad humana. Algo pasa en esa escuela, no somos los únicos".

También denuncian que "la primera respuesta del colegio" tras la muerte de su hija fue darles "de baja de Alexia -la forma de comunicación entre padres y escuela-". "Llamó la tutora visiblemente afectada y la utilizaron como intermediaria, pero la dirección en ningún momento nos ha enviado una nota de condolencia", dice.

"Ha fallecido mi hija y publicaron un tuit lamentando la muerte y luego lo borraron. A partir de ahí hemos tenido diez días de excursiones, fiestas, felicidad... Sin hacer ninguna investigación ellos dicen que son inocentes, que allí no ha ocurrido nada", censuran.

El colegio dice que no hubo ninguna alerta de peligro

El responsable de la unidad de cumplimiento normativo y portavoz del centro educativo, Antonio Ruiz, ha asegurado que en el colegio "no consta ninguna incidencia ni ninguna acción vía tutoría, ni hay queja formal por parte de la familia", por lo que "la noticia del suicidio, que nos ha llegado esta misma mañana, nos ha dejado totalmente sorprendidos".

Según el portavoz, el director del colegio le ha trasladado que el único incidente del que se tiene constancia es de una queja que la madre de la niña trasladó a un profesor y de la que no hay constancia escrita.

De momento, la unidad de cumplimiento normativo del centro ha abierto un expediente informativo sobre el caso y está recabando toda la información posible a partir de los testimonios de los profesores, ha indicado el portavoz.

Los Mossos continuan la investigación, que trasladarán a la Fiscalía y al Juzgado de Menores. También investiga el caso la Consellería de Educació, así como el Síndic de Greuges, que señala que "el mismo centro educativo fue objeto de investigación por otros casos anteriores" y no quedaron "nada satisfechos de las respuestas" que les dieron.