La marca de ropa deportiva Nike ha dado un paso importante a la hora de cuidar de sus trabajadores: ha decidido dar una semana libre a los empleados de su sede central, en Beaverton (Oregon, EEUU), para que se "desestresen" y se hagan cargo de su salud mental.

La pandemia ha tenido impacto en los trabajadores de todo el mundo y la compañía ha querido impedir que sus trabajadores sufran el llamado síndrome de desgaste ('burn out'). El anuncio lo ha hecho un trabajador de la compañía, el gerente senior de Markegint Matt Marrazzo, en su cuenta personal de LinkedIn: "Nuestros líderes nos mandan un mensaje claro: tomaos tiempo para relajaros, desestresaros y pasar tiempo con vuestros seres queridos".

La sede central echa el cierre durante una semana para compensar a sus trabajadores por el estrés añadido que han sufrido por la pandemia. En declaraciones de la compañía a la cadena económica CNBC, Nike ha confirmado la información y ha asegurado que la decisión "permitirá a los empleados disfrutar de un tiempo libre adicional para descansar y recuperarse".

"No es solo una semana libre para el equipo... Es un reconocimiento de que podemos priorizar la salud mental y hacer nuestro trabajo", ha señalado Marazzo en su publicación.

La decisión de Nike viene después de que otras compañías hayan tomado medidas similares. Así, LinkedIn dio una semana de vacaciones pagadas a sus trabajadores en abril para que volvieran al trabajo "rejuvenecidos y recargados". La aplicación de citas Bumble también tomó una decisión similar en junio.

De acuerdo con un estudio publicado por la firma de Recursos Humanos Visier, citado por la CNBC, el 89% de los trabajadores a tiempo completo en EEUU habían sentido el desgaste el pasado año. El 70% de los 1.000 encuestados respondieron que dejarían su puesto de trabajo en el caso de que otra compañía les ofreciera mejores recursos para prevenirlo.