Guardacostas malteses han recogido a los 44 migrantes que el buque insignia de la ONG Proactiva Open Arms rescató este domingo, y los han llevado a Malta.

Así lo han explicado fuentes de la entidad, que han añadido que las autoridades maltesas les han pedido que el Open Arms se situara "muy cerca" de la costa por razones de seguridad.

El proceso de traspaso ha transcurrido sin complicaciones a los 44 migrantes, entre los que había un bebé y un niño de cuatro años, y el barco se quedará en puerto porque prevén que haya temporal en los próximos días.

Por otra parte, Oscar Camps ha recordado que cuando se encontraron de noche la embarcación, las autoridades maltesas les indicaron que los dejaran solos navegando, mientras que este martes los guardacostas han velado por la seguridad de los migrantes al trasladarlos.

 

"Como cambia el cuento cuando la responsabilidad y la visión pasa del despacho a afrontarla en alta mar", ha reflexionado en una publicación en redes sociales.

"Aprovechamos la ocasión para recordar a los representantes políticos, que tanto opinan desde 2016, nuestra invitación a compartir una misión en el Mediterráneo y sentir en su propia piel la enorme dificultad, el peligro y el intenso olor a muerte que desprende cada patera a la deriva", ha añadido.