"Sé que desde allá arriba finalmente vamos a hacer las paces". Son las palabras de Angelica Zorloni en honor a su padre, uno de los 14 fallecidos tras caer al vacío la cabina de un teleférico en Stresa-Mottarone (Italia). A través de un mensaje de Facebook, la joven ha querido expresar su dolor y honrar la memoria de Vittorio tras conocer el trágico suceso en el que sólo un niño de cinco años ha logrado sobrevivir, aunque se encuentra en estado crítico.

Varias familias fueron destruidas en este accidente mortal; entre ellas, la de Vittorio, pues viajaba a bordo del teleférico con la que iba a ser su segunda mujer, Elisabetta, y el hijo fruto de esta relación: Mattia, de 6 años. A ellos se ha dirigido Angelica, de 24 años, en una emotiva carta: "Papá, irónicamente hoy estaba al otro lado de la montaña con mi familia. Vosotros pensasteis en dar un agradable paseo en el teleférico, pero nuestros caminos se han dividido para siempre".

La joven ha lamentado profundamente lo ocurrido, pues la relación con su padre no siempre marchó bien: "En esta vida simplemente no estábamos destinados a poder hablar entre nosotros correctamente. Ahora sé que comprenderás aún mejor que nuestras constantes peleas se debían únicamente a malentendidos y al amor que nunca logramos canalizar de la manera correcta". Una situación que, no obstante, no ha impedido a Angelica incidir el amor que sentía por su padre.

"Papá, te quería muchísimo y por eso me enfadaba tanto, y sé que tú también me querías", ha reconocido la joven, que cree que aunque su padre no pueda leer estas palabras existe una conexión "más grande y poderosa" que les unirá eternamente: "Papá, sé que no fue en esta vida, pero será en la próxima cuando arreglaremos todo y volveremos a abrazarnos". Angelica también ha querido recordar en la misma publicación al hijo de su padre, Mattia.

Del pequeño ha dicho que se ha convertido en "un ángel maravilloso y muy precioso" acompañado de su madre, y ha concluido su mensaje despidiéndose de los tres: "(Papá), te llevo en mi corazón como solo las cosas bellas se pueden llevar. Hasta la próxima vida, que os riais los tres juntos de nuevo con la luz más brillante de todas". Toda Italia ha quedado conmocionada por el accidente y sigue en vilo las informaciones sobre el delicado estado de salud de Eitan Moshe Biran, nacido en Israel y residente en Pavía.

El pequeño, que se encuentra ahora intubado y sedado, ha quedado huérfano. Tanto él como Mattia habían logrado sobrevivir al siniestro, y por ello fueron trasladados en helicóptero al hospital infantil Regina Margherita de Turín. Sin embargo, al poco de ser ingresados Mattia empeoró "de inmediato" y a pesar de los intentos por reanimarle "nunca recuperó el conocimiento".

El teleférico cubría el recorrido desde el lago Maggiore hasta la montaña de Mottarone cuando, por causas todavía bajo investigación, el cable que lo sustentaba se partió a escasos 100 metros de la estación de llegada, en la parte más alta del recorrido, donde llega a alcanzar los 1.400 metros de altura sobre el nivel del mar.