La organización Es Racismo ha denunciado, a través de un comunicado, la existencia de un grupo de Facebook llamado 'Todos remamos juntos en contra de los putos menas' en el que se "organizan para hacer batidas racistas".

En este sentido, la usuaria de Facebook Gema Carrasco ha asegurado que este grupo hace referencia al día en el que "armados con remos, (varios jóvenes), agredieron a dos menores en una parada de autobús" en el barrio madrileño de Hortaleza. En esta publicación, la internauta también instaba a denunciar el grupo, que Facebook ya ha eliminado.

Estas publicaciones llegan después de las agresiones que se han producido en el centro de menores no acompañados de Hortaleza y sus alrededores. La primera se produjo el pasado 3 de octubre, cuando dos enmascarados agredieron a varios menores migrantes.

Semanas después de este ataque racista, una treintena de jóvenes dominicanos intentaron asaltar este centro. Al parecer, pertenecían a una banda latina y buscaban vengarse de un robo. Su objetivo era saltar la valla de la entrada, pero la Policía logró frenar el asalto en el último momento.

Este misma semana un voluntario del mismo centro de menores ha denunciado otra agresión a varios de los menores, que fueron golpeados por porras y palos por un grupo de jóvenes en plena calle. Según Marcos Manzanero, vocal de Más Madrid en Hortaleza, hay tres partes de lesiones con contusiones.

Yo no vengo a buscar problemas, solo a buscar trabajo"

Tras las primeras agresiones, laSexta pudo hablar con los jóvenes que viven en la Residencia de Primera Acogida del barrio madrileño, que aseguraron que solo quieren "ayudar a su familia". "Yo no vengo a buscar problemas, vengo a buscar trabajo", explicaba Moustar.

Otro de los menores explicó que vino en "patera desde Argelia", un largo viaje que emprendió cuando solo tenía 14 años, con el mismo el mismo objetivo que su compañero: trabajar y ganar dinero para ayudar a su familia.

Por su parte, los educadores de este centro, en el que viven 100 menores - a pesar de que se creó para 35-, aseguran que no hay más de cinco problemáticos, sobre los que no se actúa. "Como no saben qué van a hacer con ellos, los anclan en Hortaleza con niñas que han sufrido abusos, chavales que han perdido a sus padres o jóvenes que vinieron en patera para ganar dinero y enviárselo a su madre", apunta la educadora Ana María Pérez.