Poco a poco, Madrid se va recuperando de los efectos de la nevada histórica que durante el fin de semana ha generado cierto caos, con calles imposibles de transitar y carreteras cerradas repletas de coches que han permanecido abandonados durante días por la nieve. El Gobierno reconoce que quedan días difíciles por el frío y el hielo.

La pregunta es si Gobierno, Comunidad o Ayuntamiento debieron alertar de lo que venía, por ejemplo, pidiendo a empresas y ciudadanos que cerraran antes sus negocios y para poder volver a casa. Los meteorólogos sí lo hicieron con más de una semana de antelación.

Para no asustar a la población, las autoridades optaron por no contar todo lo que venía, según reconocen hoy algunos dirigentes madrileños. "A veces no somos capaces de transmitir la realidad de lo que va a pasar por un exceso de no crear alarma", ha reconocido Ángel Garrido, consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, en Al Rojo Vivo.

Y eso se vio días antes de la histórico nevada, cuando todas las administraciones aseguraban estar preparadas, tanto a nivel local como la Comunidad de Madrid y el Gobierno central.

Los expertos, aunque reconocen que ha sido algo excepcional, sí creen que las declaraciones de las autoridades deberían haber sido más tajantes, como la advertencia de no salir de casa.

La alerta roja se activó el viernes por la tarde y si se hubiera cumplido lo de quedarse en casa o se hubiera adelantado la salida de las oficinas y comercios, como ocurre en otros países acostumbrados a estos fenómenos, se hubieran evitado altercados como el de los trabajadores de un centro comercial que se quedaron atrapados en el edificio porque no cerraron hasta las 20:00 horas.

La Comunidad de Madrid esperó hasta bien entrada la tarde del viernes, cuando ya había coches atrapados, para solicitar la intervención de la UME. Y aunque Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad, afirma que "nadie" le previó de que la nevada sería "de tal magnitud", los meteorólogos consideran que las previsiones han sido precisas y desde hace días ya se hablaba de la nevada del siglo.