La Comunidad de Madrid vive una situación meteorológica prácticamente sin precedentes desde que se tienen registros por la borrasca Filomena. El temporal está dejando tal cantidad de nieve que ha provocado graves incidencias en el territorio, pero especialmente en la capital y en las zonas aledañas, donde se han dado cortes en múltiples carreteras, así como retrasos y cancelaciones de trenes y vuelos previstos en las próximas horas.

El Gobierno central ya ha activado el despliegue de la Unidad Militar de Emergencias para "colaborar en el rescate de personas atrapadas por la nieve". La razón: Madrid ya se encuentra en alerta roja y naranja por nevadas, y permanece desde primeras horas de la tarde cerrada al tráfico de camiones y vehículos articulados, que se están embolsando en los accesos limítrofes, según informa la Dirección General de Tráfico (DGT). La gran cantidad de nieve ha obligado incluso a cortar algunos puntos de la autovía de circunvalación M-30 en la zona norte de la capital.

El temporal también ha obligado a cortar la autovía M-40 a la altura de Las Tablas hacia la carretera M-607, del kilómetro 57,6 al 59, según ha añadido DGT. Ya en el centro, la situación es prácticamente la misma. El Paseo de la Castellana y otras vías principales de la ciudad están sumergidas bajo un vasto manto blanco que ha cubierto todo, con zonas en las que es muy difícil circular, lo que ha provocado que las máquinas quitanieves no hayan dado abasto en toda la tarde.

Atascos, accidentes e incidentes de todo tipo provocados por la nieve y el hielo han llevado al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, a pedir a la población que no salga de casa: "La situación de las calles no es buena". El dirigente madrileño ha comunicado además que este sábado, 9 de enero, debido a la nevada, queda suspendido el servicio SER de estacionamiento regulado en Madrid.

Un temporal que también ha afectado a múltiples servicios de Madrid. Numerosos negocios han decidido adelantar la hora de cierre para facilitar el regreso a casa de los trabajadores. Y desde el Ayuntamiento de la capital han pedido que no se tire la basura porque se ha cancelado "el servicio de recogida de residuos y el de puntos limpios mientras dure esta situación". De la misma manera se ha suspendido la actividad en Mercamadrid. "La seguridad de los trabajadores es lo primero", ha apuntado su presidente, Ángel Niño.

EMT reduce sus servicios y Barajas cierra

La movilidad está complicándose por momentos en distintos puntos de la ciudad y los alrededores. Hasta 226 autobuses de la EMT han dejado de prestar servicio en las últimas horas, y Martínez Almeida ha avisado de que tampoco funcionará a lo largo del sábado. ADIF ha comunicado a través de redes sociales que, a causa del temporal, a las 22:00 horas se suspenderá la circulación de los trenes de Cercanías del núcleo de Madrid. Además, han señalado que por el temporal de nieve "se suprimen las circulaciones entre Madrid y Levante hasta mañana a las 12.00 horas".

Por su parte, AENA ha confirmado que en el Aeropuerto de Barajas ha cerrado porque ya no se puede mantener la mayoría de pistas operativas por hielo y nieve. Es decir, no se puede aterrizar ni despegar hasta que las pistas estén en condiciones de seguridad, y se han visto obligados a desviar los vuelos en el aire a otros aeropuertos alternativos. Sólo ha podido despegar el Real Madrid, cuya plantilla, después de horas encerrada en la aeronave, ha podido poner por fin rumbo a Pamplona para jugar contra el Osasuna: "Prosiguen las labores de limpieza de pistas para recuperar la operativa lo antes posible".

Hacía mucho tiempo que no se veía así la capital: totalmente cubierta de nieve. Ya a primera hora de la mañana de este viernes Madrid amanecía de blanco, y así se ha mantenido aún porque no ha dejado de nevar durante prácticamente todo el día. Tal es la situación que se han podido ver hasta esquiadores por el centro de Madrid, cuyos elementos más emblemáticos han dejado también una estampa de lo más invernal a la vez que inusual.

Prueba de ello son la Plaza Mayor, la Puerta de Alcalá o el monumento de la Cibeles. E incluso el Parque del Retiro, un lugar que no había visto tanta cantidad de nieve desde 1977. Es un paisaje que en las próximas horas no cambiará. Ojo: aún se espera lo peor, porque va a seguir nevando durante toda la noche y buena parte del sábado.