Continúa la búsqueda de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, el padre y presunto asesino del niño de dos años hallado muerto la noche del martes en un hotel de Barcelona. El sospechoso habría salido del establecimiento con el pasaporte.

Este miércoles, los Mossos d'Esquadra pedían la colaboración ciudadana para localizar al presunto asesino, de 44 años, a quien se busca como "persona relacionada con la muerte de su hijo" y al que las cámaras de seguridad captaron saltando una valla y escapando del hotel. Nada más hacerlo, habría apagado su teléfono móvil.

Los Mossos no descartan ninguna hipótesis mientras continúa la búsqueda en la cercana montaña de Montjuïc, pero también han ampliado el radio de acción a estaciones de trenes, de autobuses y aeropuertos para intentar localizarle.

El sospechoso habría enviado varios mensajes amenazantes a la madre del pequeño el mismo día del crimen, según adelantaba 'La Vanguardia', que recogía que en uno de esos mensajes le dijo: "En el hotel tienes lo que te mereces".

Ante las amenazas, la mujer acudió al alojamiento turístico en busca de su hijo y rogó a los trabajadores de recepción que le permitieran acceder a la habitación. Ante la negativa de estos, explicó lo sucedido y alertaron a los Servicios de Emergencia, que accedieron con una llave maestra y encontraron el cadáver del menor bajo la cama de la habitación.

Desde entonces, las autoridades buscan al padre en la Ciudad Condal. Aunque la casuística criminal apunta a que se habría suicidado tras el crimen, las autoridades no descartan ninguna hipótesis, según explicaba este jueves el jefe de investigación de laSexta, Manuel Marlasca.

El periodista indicaba a su vez los investigadores consideran que no fue un crimen planificado, sino que la planificación si acaso comenzó en el momento en que recogió a la víctima la casa de su exmujer. Prueba de ello, apunta, es que huyó con lo puesto, solo con el móvil, que apagó poco después. Puedes ver el análisis de Marlasca de este nuevo caso de violencia vicaria aquí:

El '016' es el teléfono de atención a las víctimas de violencia machista. Está disponible 24 horas al día los 365 días al año. La llamada es gratuita y no deja huella en la factura, aunque hay que eliminarlo de las últimas llamadas.