José Enrique Abuín 'El Chicle', ha asegurado en el juicio por el crimen de Diana Quer que todo empezó cuando confundió a la joven con una feriante y para evitar que ésta le delatara por el robo de gasoil de los vehículos la abordó.

"Le eché la mano derecha al cuello y ella se fue hacia atrás. Entonces le eché la mano izquierda por encima de la cabeza sin darme cuenta de la presión que hacía. Cuando me di cuenta ya estaba parada, no se movía. Le golpee en la cara dos o tres veces y no respondió", ha declarado.

El acusado ha defendido que su "intención no era matarla": "La cogí y la lleve hacía el coche. La cogí en brazos y la metí en los asientos traseros del coche. Luego cogí el bolso y el móvil y lo dejé en el asiento del copiloto. Luego cogí las garrafas y las metí en el maletero". Además, Abuín ha negado que le dijera "morena, ven aquí".

"Ese coche no era mío, era de mi mujer. No sé si Diana estaba mirando el móvil, no intercambiamos palabra. Intentó empujarme para defender su vida. Me asusté y reaccioné así. Sé que lo hice mal", ha relatado.

'El Chicle' también ha explicado que salió en dirección Rianxo y que "a la altura del puente de Taragoña" tiró el móvil "por la ventana del copiloto": "Mi intención era dejar el cuerpo en la ría, pero había gente y me fui. Tiré el teléfono y me fui".

Al llegar a la nave donde apareció el cuerpo de la víctima, ha relatado que introdujo el coche en el edificio: "Saqué el cuerpo y lo puse al lado del pozo".

"Le quité la ropa exterior. Una blusa, un pantalón corto y el calzado. La ropa interior yo no la saqué. La cogí por las axilas, dejé bajar el cuerpo hasta que llegó al agua. Se quedó el cuerpo flotando boca abajo. Entonces cogí dos bloques en la nave. Los até en cada extremo pero el cuerpo se quedó flotando igual", ha apuntado.

Ha explicado que para unir esos bloques usó "un cable de la luz" y ha señalado que lanzó el bolso de la joven al pozo también. En su relato ha negado una violación a la joven y que usara bridas en el crimen.