Angelina Jolie, como enviada especial de la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur), dio un discurso en las Naciones Unidas en una conferencia sobre las operaciones de paz llevadas a cabo por la organización.

La estadounidense quiso centrarse en la figura de la mujer, destacando la necesidad de la presencia de ésta en los puestos de poder y la toma de decisiones. "Si siguiésemos el principio de que los afectados por un problema deben estar a cargo de determinar la solución, entonces la mayoría de los negociadores de paz, ministros de exteriores y diplomáticos serían mujeres" declaraba en su discurso.

Puntualizaba que la mayoría de las mujeres siguen siendo víctimas de las guerras y de los abusos que se comenten en ellas, y que cada vez se incrementaba más el número de figuras femeninas que asumían el liderazgo.

También quiso centrarse en las negociaciones de paz con los talibanes en Afganistán, donde apuntaba que miles de mujeres arriesgan sus vidas cada día para defender sus derechos y los de sus niños y que no son tenidas en cuenta.

"Mientras sigamos poniendo casi cualquier otro asunto por delante de los derechos y la participación de las mujeres, seguiremos atrapados en un ciclo de violencia y conflicto", declaró la actriz ante los ministros y otros representantes que participaron en la cumbre.