La Guardia Urbana detuvo a dos personas por una presunta agresión homófoba a un joven en la estación de Metro de Plaza Espanya en Barcelona, y fueron puestas en disposición de los Mossos d'Esquadra, que investigan los hechos.

Según publicó en redes sociales un conocido del agredido, éste fue golpeado por cuatro hombres y dos mujeres por ser "demasiado gay", y asegura que tiene marcas de esposas en las muñecas porque dos eran vigilantes de seguridad, acompañándolo de una fotografía.

Transports Metropolitans de Barcelona ha afirmado que colabora con Mossos d'Esquadra en la investigación del suceso y que ha abierto una "información interna sobre la posible participación de personal de seguridad fuera de servicio", ha dicho en un apunte en Twitter.

 

La agresión se produjo presuntamente en un pasillo de la estación, cuando el joven se dirigía a los Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), y la Guardia Urbana actuó en un inicio, según fuentes conocedoras.

El Observatori contra l'Homofòbia (OCH) no ha podido contactar todavía con la víctima, pero ha abierto una actuación de oficio sobre la agresión, tras la que el joven recibió atención médica.