Las comunidades autónomas se blindan ante el aumento de contagios a solo unos días de que arranque el puente de diciembre y con la campaña de navidad ya inaugurada.

Ya son varios los gobiernos regionales que han optado por implementar el pasaporte COVID para acceder a los locales de hostelería y restauración, al ocio nocturno y en algunos casos, a hospitales y residencias de ancianos.

Las autoridades sanitarias también han puesto el foco sobre el refuerzo de la vacunación con la administración de la tercera dosis a todos los mayores de 60 años y a los trabajadores sanitarios y sociosanitarios.

Lo que sí descartan la mayoría de autonomías es implantar restricciones relacionadas con los horarios de los establecimientos o los aforos. A continuación, se detalla la postura de cada comunidad y si es necesario o no el certificado COVID, que recoge la pauta completa de vacunación o un documento de recuperación de la enfermedad.

Galicia

Desde la Xunta de Galicia apuestan por el pasaporte COVID, el uso de las mascarillas, la higiene y la ventilación como medidas para hacer frente a la pandemia.

De hecho, en esta comunidad ya se solicita el certificado para acceder a los locales de ocio nocturno, los albergues de peregrino y los hospitales cuando se asista en calidad de visitante o acompañante del paciente. Además, el Ejecutivo autonómico solicitará al Tribunal Superior de Justicia que avale la extensión de esta medida a los restaurantes durante todo el día.

La Xunta ha acordado con los hosteleros gallegos reducir a ocho los comensales en interiores y a 15 en exteriores. Se mantendrán los mismos horarios y los mismos aforos.

Asturias

El Principado seguirá muy de cerca la evolución de los indicadores de la pandemia, no tanto el número de contagios o de la incidencia, sino los casos graves y los ingresos hospitalarios. Lo hará antes de tomar una decisión al respecto de las nuevas restricciones. Para el consejero de Salud, las medidas que hay son suficientes por ahora: uso de mascarilla, higiene y buena ventilación en interiores.

Tampoco consideran necesario tener que solicitar el pasaporte COVID.

Cantabria

Miguel Ángel Revilla ha pedido que la vacuna sea obligatoria "por las buenas o por las malas" porque, a su juicio, "la libertad individual está muy bien cuando no perjudica a la libertad y a la salud de los demás". Precisamente, el líder cántabro solicitó a la justicia implementar el pasaporte COVID el pasado verano pero los jueces no lo avalaron. Por ello, cree que debería haber un criterio único en todo el país.

Por su parte, la hostelería de esta comunidad ha rechazado frontalmente las medidas que se contemplan en el borrador de Sanidad con el nuevo Semáforo COVID porque creen que "son más restrictivas" que en otros momentos de la pandemia. A su juicio, "son incomprensibles e inútiles".

País Vasco

La Sala III del Tribunal Supremo ha acordado autorizar la decisión del Gobierno vasco de exigir el pasaporte COVID para la entrada en restaurantes y establecimientos de ocio nocturno y restaurantes en dicha comunidad autónoma.

El Supremo estima así el recurso del Gobierno vasco contra el auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, del pasado 22 de noviembre, que denegó dicha medida.

Tras el visto bueno del Supremo, el Gobierno vasco volverá a declarar la emergencia sanitaria. Una norma que permite limitar los aforos en hostelería, comercio y eventos culturales, impedir el consumo en barra en los bares y limitar el número de personas por mesa en estos locales, entre otras medidas. No permite, sin embargo, medidas que limiten derechos fundamentales como la movilidad, lo que impediría decretar cierres perimetrales o instaurar toques de queda.

Si bien, desde el Ejecutivo regional no han adelantado qué tipo de restricciones, en concreto, pondrán sobre la mesa para frenar la pandemia.

Navarra

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha estimado la solicitud del Gobierno foral y ha autorizado la exigencia del pasaporte COVID para acceder a restaurantes de más de 60 comensales, establecimientos con licencia de discoteca o salas de fiesta y eventos multitudinarios de carácter cultural en espacios interiores con consumición de comida o bebida de más de 1.000 personas.

La consejera de Salud, Santos Induráin, ha señalado que no están "cerrados a otras medidas, pero por el momento" no se plantean "nuevas restricciones" de cara a las próximas semanas.

Aragón

Aragón también ha descartado aplicar nuevas restricciones, como las limitaciones de aforo o la reducción de los horarios de cierre. Pero ha anunciado la obligatoriedad del certificado COVID para acceder al ocio nocturno, las celebraciones como bodas o bautizos y a eventos multitudinarios (más de 500 personas en espacios cerrados y más de 1.000 al aire libre) para los mayores de 12 años, es decir, la población vacunada.

Cataluña

En Cataluña ya está vigente el pasaporte COVID en los locales de ocio nocturno que desarrollen su actividad en espacios interiores, en banquetes y en bares y restaurantes que puedan desarrollar actividades de baile. Además, el Tribunal Superior de Justicia ha avalado la ampliación solicitada por la Generalitat para extender su uso a toda la hostelería, los gimnasios, los centros deportivos y las residencias de ancianos.

Castilla y León

La Junta está estudiando solicitar el pasaporte COVID en los lugares cerrados en los que hay que quitarse la mascarilla, como el ocio nocturno, los albergues o la hostelería. Su objetivo es hacerlo por municipios y teniendo en cuenta ciertos indicadores. Aunque todavía no lo ha solicitado de manera oficial al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

"Nosotros ya les hemos dicho que nuestra intención inicialmente es intentar restringir todas las limitaciones a aquellas personas que voluntariamente han decidido situarse en la zona de mayor riesgos, que son los no vacunados", ha señalado el presidente autonómico, Francisco Igea.

Por el momento, descarta medidas más restrictivas a nivel general, pero sí ha pedido "prudencia" ante la tendencia al alza de los contagios de coronavirus.

La Rioja

El Gobierno de Concha Andreu consultará esta semana a la justicia sobre si es posible o no exigir el certificado de vacunación, una prueba negativa o un documento de recuperación de la enfermedad para entrar en determinados lugares.

Extremadura

La Junta de Extremadura se ha posicionado en contra de las medidas que se recogen en el borrador de Sanidad, como la restricción de horarios en la hostelería, "porque no sirven". Así lo trasladó antes de la reunión el consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles. A su juicio, no es necesario con la situación y las tasas de vacunación actuales.

En esta región no descartan "restringir los comportamientos que permiten acercamientos", como el uso de las barras de los bares y restaurantes, si los contagios siguen aumentando y hay "unos niveles de gravedad importantes". Si bien, por el momento no se han aplicado nuevas medidas ni es obligatorio el certificado COVID.

Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid ha descartado endurecer las medidas de cara al puente de diciembre o a las fiestas navideñas. Según ha explicado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, no están preocupados, "solo vigilantes" ante la evolución del virus.

Considera, al igual que otros dirigentes autonómicos, que "no tendría mucho sentido establecer cambios sustanciales" con una situación de "estabilidad, principalmente en las UCI".

En lo que sí insistió hace unos días la presidenta madrileña es en la realización de cribados masivos, poniendo sobre la mesa la posibilidad de que las empresas realizaran test a sus trabajadores antes de las comidas y cenas propias de estas fiestas.

Castilla-La Mancha

La Junta de Castilla-La Mancha ha descartado imponer restricciones de cara a Navidad y tampoco ha optado por solicitar la autorización para implementar el pasaporte COVID.

Comunitat Valenciana

El gobierno valenciano ha obtenido la autorización del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para implantar pasaporte COVID en los establecimientos de hostelería y ocio con aforos de más de 50 personas, como también en las visitas a residencias de mayores y hospitales.

Por el momento, no contempla endurecer las restricciones que ya están vigentes: máximo de diez personas por mesa en bares y restaurantes, aforo máximo del 80% en pabellones y un asiento libre de distancia en los espectáculos.

Andalucía

El consejero de Salud, Jesús Aguirre, se volverá a reunir con el Comité de Expertos para valorar nuevas medidas contra la pandemia. El dirigente de la cartera sanitaria ha señalado que "ahora mismo no se contemplan medidas" respecto al aforo.

La Junta sí está estudiando exigir el certificado COVID para acceder a centros sanitarios, residencias y eventos culturales y/o deportivos.

Murcia

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha lamentado que no se hayan aprobado las restricciones asociadas a los diversos niveles de riesgo en el Semáforo COVID. Además, ha criticado que, al no haber restricciones a nivel nacional, estas tengan que ser avaladas por los órganos judiciales de cada comunidad. "El Gobierno está siendo irresponsable. Estamos en el inicio de esta sexta ola y no hay medidas", señaló este martes en Más Vale Tarde.

Canarias

El gobierno del archipiélago también está estudiando implementar el pasaporte COVID, aunque ya lo hizo en verano y la medida fue rechazada por la justicia.

Baleares

En Baleares el uso del certificado ya está vigente, aunque no en todas las islas se aplica a los mismos ámbitos. En Mallorca e Ibiza se solicita en las discotecas y en residencias de ancianos, mientras que en Menorca solo se pide en este último caso.

Portugal y Reino Unido refuerzan medidas

Dos destinos europeos de los más cotizados para el público español también han adoptado nuevas medidas de cara al control de la enfermedad: Portugal y Reino Unido.

Portugal registra desde hace mes y medio una subida de los contagios y de las hospitalizaciones, en máximos de varios meses, lo que ha llevado al Ejecutivo a decretar desde el 1 de diciembre el estado de calamidad -un escalón por debajo de la emergencia- para poder tomar medidas más restrictivas.

Entre esas medidas, se recuperará el uso del pasaporte COVID y de los test negativos para acceder a determinados servicios y establecimientos.

El certificado digital será obligatorio para restaurantes, alojamientos turísticos, eventos con asiento marcado y gimnasios, mientras que para visitar residencias y hospitales, acceder a grandes eventos o a recintos deportivos y a discotecas y bares se pedirá además un test negativo, también a vacunados.

Lo mismo ocurrirá con las entradas al país por vía aérea: ya no será suficiente con el certificado de vacunación y se exigirá además un test negativo.

Por su parte, Reino Unido se ha apresurado a reimponer restricciones que ya habían desaparecido contra el coronavirus. Así, las autoridades británicas han vuelto a introducir la mascarilla obligatoria en espacios interiores y, a partir de ahora, exigirán una PCR -la prueba de antígenos no será válida- negativa a todos los viajeros que quieran entrar al país.

Pero las medidas no se quedan ahí. Los contactos de posibles infectados con ómicron tendrán que guardar una cuarentena de 10 días y el Gobierno británico ha asegurado que acelerará las dosis de refuerzo, reduciendo los tiempos entre el primer y el segundo pinchazo.