Son varias las comunidades que durante estos últimos días han pedido insistentemente poder adelantar el toque de queda a las 20:00 horas y más herramientas jurídicas para restringir la movilidad, o incluso decretar confinamientos domiciliarios, si la situación epidemiológica así lo requiriese. Pero la postura de Sanidad es, por el momento, la de no permitirlo.

En otras palabras, no se plantea por el momento la modificación del decreto del estado de alarma para hacer estas peticiones posibles. Así lo ha aclarado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Consejo Interterritorial de Sanidad, quien ha defendido frente a las autonomías que las herramientas de las que ya disponen son "suficientes". Es decir, la capacidad de limitar las reuniones sociales, decretar el cierre de comercios y hostelería y limitar la movilidad perimetralmente. Aunque no cambiará el decreto, Illa se ha comprometido a "estudiar" lo que los gobiernos regionales piden.

"No se trata tanto de añadir muchas más medidas de golpe sino de aplicar bien las que hemos adoptado y esperar bien los resultados", ha defendido el ministro en rueda de prensa. También ha recalado en los problemas que podría conllevar el reducir las horas que se permiten estar en la calle: "Algunos han dicho que hay que valorar con mucha atención las nuevas medidas que se plantean, porque pueden provocar en ciudades grandes la concentración de ciertas actividades en una franja horaria".

Lo cierto es que no son pocos los regidores autonómicos que quieren poder ampliar el toque de queda: País Vasco, Andalucía, Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia y Asturias se sumaron a Castilla y León, que publicó la orden en la que adelantaba el toque de queda, una decisión a la que el Gobierno ha recurrido en el Supremo.

A pesar de que Sanidad ya conocía bien estas posturas, ha esperado al Consejo de Ministros para recalcar sus reticencias a la modificación del decreto aunque asegurando que por el momento no han "llegado a ninguna conclusión", por lo que seguirán "valorándolo".