Ha pasado un año desde que Isabel Díaz Ayuso se enfrentó a una de sus más controvertidas polémicas hasta su arrollador éxito en las elecciones madrileñas. Se trata de las sospechas por el pago con dinero público del apartahotel de lujo en el que se alojó durante el confinamiento domiciliario.

La presidenta de la Comunidad de Madrid eligió la cadena hotelera Room Mate, del empresario Kike Sarasola, para confinarse y gestionar la pandemia. Nada más y nada menos que la 'Royal Suite Skyline', que habitualmente cuesta unos 200 euros por noche.

A pesar de que el Gobierno regional y la propia empresa aseguraron que Ayuso pagaría de su bolsillo la factura -80 euros la noche debido a la larga estancia-, las dudas sobre el pago con dinero público se dispararon por un contrato sospechoso.

Baile sospechoso de contratos

El 6 de mayo de 2020 la Comunidad de Madrid aprobó un gasto de 806.193,19 euros para la contratación, durante tres meses, para la puesta en marcha de hoteles como residencias anti COVID-19.

El martes 13 de mayo la administración autonómica publicó en su portal de transparencia un contrato adjudicando este servicio a la cadena hotelera Room Mate -la cadena en la que se alojaba Ayuso- por un valor de 565.749,62 euros.

Sin embargo, esa misma tarde, tras las primeras publicaciones sobre el apartamento de lujo de esta cadena en el que estaba pasando la cuarentena Díaz Ayuso, esa versión desapareció de la web. En su lugar apareció otro contrato de 240.443.57 euros adjudicado a la Coordinadora del Tercer Sector, una entidad que gestiona pequeñas y medianas ONG del tercer sector de la Comunidad de Madrid.

Las explicaciones de Ayuso

El Gobierno regional achacó todo a un error humano y aseguró que Room Mate no había cobrado ni un euro. Así lo afirmó también el propietario de la empresa, Kike Sarasola, que señaló que ellos corrieron "con todos los gastos" para adecuar los hoteles a fines sanitarios.

En cambio, las explicaciones que dio la Comunidad de Madrid a eldiario.es señalaban que el cambio se debió a que la adjudicación de más de medio millón se iba a destinar a un hotel que finalmente se iba a utilizar y la de los 240.000 euros corresponde al segundo hotel que se ha puesto en marcha.

En la Coordinadora del Tercer Sector se mostraron indignados, asegurando que se enteraron por la prensa y que ellos lo único que tenían es un contrato administrativo por una cantidad muy inferior. "Jamás hemos cobrado ni vamos a cobrar esos 240.000 euros del contrato que dice la Comunidad que es para nosotros", explicó Rafael Escudero, representante de la Coordinadora del Tercer Sector.

La Fiscalía archivó el caso

Anticorrupción inició una investigación sobre el posible pago con fondos públicos del apartahotel en el que Ayuso estuvo desde el 16 de marzo hasta finales de mayo, a petición del PSOE.

Los socialistas pidieron que se investigara si la estancia fue "un regalo" a cambio de un contrato público con la cadena hotelera, pero finalmente la Fiscalía archivó la investigación al no encontrar evidencias.

Ayuso enseña la factura a Gonzo

Isabel Díaz Ayuso ha enseñado a Gonzo en Salvados la factura por la estancia en el apartahotel y también la transferencia que realizó desde su cuenta personal para realizar el pago.

"Una transferencia de 5.580 euros. El ordenante es Isabel Díaz Ayuso y el beneficiario Room Mate", señaló Gonzo, que se dio cuenta de que la presidenta pagó 160 euros de más. "Le he pagado de más, soy una pringada", dijo Ayuso.