UN MILLAR DE PERSONAS HICIERON UNA CACEROLADA PREVIA

UN MILLAR DE PERSONAS HICIERON UNA CACEROLADA PREVIA

Los Mossos detienen a más de 20 personas en la cuarta noche de protestas tras el desalojo de Can Vies

El barrio barcelonés de Sants ha vivido la cuarta noche consecutiva de violencia tras el desalojo y el comienzo del derribo de Can Vies, cuando grupos de jóvenes encapuchados han quemado contenedores y han causado destrozos en sucursales bancarias y mobiliario urbano. Los Mossos d'Esquadra han realizado detenciones, que se suman a las 38 que se practicaron desde el comienzo de los disturbios.

Un Mosso deteniendo a un manifestante
Un Mosso deteniendo a un manifestante | EFE

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un total de 23 personas tras los nuevos incidentes registrados en el barrio barcelonés de Sants en protesta por el desalojo y el comienzo del derribo del centro ocupado de Can Vies, ha informado un portavoz de la Policía de la Generalitat.

Un manifestante arroja una señal a una hoguera

Durante los incidentes, grupos de jóvenes encapuchados se han enfrentado a los agentes antidisturbios desplegados en el barrio, han quemado contenedores y han causado destrozos en el mobiliario urbano y en sucursales bancarias, en una de las cuales provocaron un incendio.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha atendido a cinco personas a causa de los incidentes. De ellas, dos eran manifestantes y tres agentes de los Mossos d'Esquadra, todos con heridas leves, ha informado a Europa Press el SEM. 

El Ayuntamiento ha cifrado en una primera valoración en 16.000 euros los daños causados al mobiliario. Fuentes municipales afirman que se han quemado 16 contenedores y algunas papeleras, y se causaron daños en otro tipo de mobiliario como señales de tráfico, marquesinas y paneles publicitarios.

Los hechos han comenzado con una cacerolada de protesta en la que participaron varios centenares de personas y a continuación muchos de los participantes se han dirigido hacia la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Les Corts, donde permanecen algunos de los detenidos en los altercados de los tres últimos días. 

La manifestación se ha disuelto poco antes de llegar a la comisaría debido al importante despliegue policial en las inmediaciones de la misma. Algunos grupos se han dirigido entonces a la sede del distrito de Sants-Montjuïc, situada en la confluencia de la calle de Sants con la de 22 de enero, donde los Mossos han montado una barrera y avisaron a los manifestantes de que cargarían si se acercaban. 

Ha sido entonces cuando han aparecido grupos de encapuchados que han empezado a quemar contenedores y a destrozar los cristales de sucursales bancarias, incendiando incluso una de ellas, así como mobiliario urbano, señales de tráfico, marquesinas y paneles publicitarios.

Agencias | Madrid | 30/05/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.