Jorge Fernández Díaz, exministro de Interior, aseguró reiteradamente, y ante cierta incredulidad del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, que nunca conoció el desarrollo ni recibió ningún tipo de orden respecto a la 'Operación Kitchen'. laSexta ha tenido acceso a esas declaraciones de Fernández Díaz, y también a las de su número dos en Interior, Francisco Fernández Díaz. Estas tuvieron lugar antes del careo entre el exministro de Interior y su ex número dos.

"De la operación Kitchen no oí hablar nunca. Y cuando digo nunca, digo nunca", sentenciaba el exministro ante el juez. Tantas fueron sus negativas que García-Castellón llegó a preguntarle si se enteraba de algo de lo que ocurría en su Gobierno. "Resumiendo, y se lo digo con todo el respecto, usted no se entera de nada", le espeta el magistrado, a lo que el expolítico responde: "No me entero de nada de este operativo".

De hecho, Jorge Fernández Díaz llega a calificar de "deslealtad" que este operativo se hiciese, según él, a sus espaldas. "Si nadie me lo dijo y yo no lo conozco ese operativo se haría como una profunda deslealtad hacia mí, claramente". "Usted era el ministro, y por debajo era un Reino de Taifas. Es muy deprimente", dijo el juez.

Exculpó, además, al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y a María Dolores de Cospedal. "A mí nadie ajeno a la presidencia del Gobierno, ni Rajoy, ni la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, jamás me hablaron a mí de esto. Nadie me insinuó algo así, nadie", insistió Fernández Díaz en su declaración.

Sus declaraciones son diametralmente opuestas a las de Francisco Martínez, que esgrimió los mensajes que le habría mandado a Fernández Díaz para intentar demostrar que su jefe estaba al corriente del dispositivo ilegal de espionaje al extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. Un espionaje que el magistrado recordó que a estas alturas de la investigación quedaba "comprobado".

Fernández Díaz se desvinculó de estos mensajes: "Es inverosímil que un mensaje de estas características lo envíe un ministro a un subordinado". "Espero enterarme de todo el daño que yo le he hecho a Martínez, al que le di mi confianza y no le cesé, como para hacer esto. Perdone el desahogo", llegó ha confesar Fernández Díaz al juez.

La respuesta del magistrado fue tajante: "No quiero someterle a ninguna tortura. Le digo lo que hay. Dice que no lo ha hecho y solo cabe que haya existido una interpolación de esos mensajes y que alguien se haya inventado ese mensaje y lo haya hecho enviar", dijo extrañado.