El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el aplazamiento en el pago de los impuestos a pequeñas y medianas empresas y a autónomos. De esta manera, el pago de impuestos (IVA y Sociedades) podrá retrasarse en abril hasta mayo, del 20 de abril al 20 de mayo.

Se beneficiarán aquellos que facturen menos de 600.000 euros al año. Según ha asegurado la ministra portavoz del Gobierno, son unos 3,4 millones de contribuyentes, el 95 %. Además, ha explicado que 63.676 empresas se han acogido al aplazamiento de cotizaciones. Montero ha asegurado que también se están trabajando otras medidas, como que los autónomos que tributan por módulos puedan pasarse a otro sistema.

Se trata, ha asegurado, de una medida añadida "para facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias y que haya liquidez en el conjunto de las empresas". La liquidez que ya se ha inyectado está alrededor de los 3.500 millones de euros, asegura.

Montero también ha dado cuenta de las líneas ICO: "En total las líneas ICO han supuesto una inyección de más de 6.000 millones y cada día se van aumentando. Estamos convencidos de que eso va a impulsar un auténtico salvavidas".

"Seguimos aprobando medidas para que los cambios del BOE se traduzcan en más renta y protección social", ha asegurado la ministra de Hacienda, que ha apuntado que se han registrado 941.000 solicitudes para cobrar por cese de actividad o bajada facturación y que se conceden el 98 por ciento de las tramitadas. "De esta prestación -ha añadido- 368.000 son trabajadores (accidente de trabajo por COVID)".