El uso de una tanqueta blindada de la UIP en las manifestaciones del sector del metal en Cádiz ha creado polémica en el seno del Gobierno. Después de que Unidas Podemos haya rechazado de pleno el uso de este vehículo, el delegado del Gobierno en Andalucía ha defendido la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Pedro Fernández ha asegurado en la Cadena Ser que la respuesta a los manifestantes ha sido "equilibrada" y "proporcionada" y ha aclarado que se trata de un vehículo que no lleva ningún elemento para atacar a los huelguistas.

De hecho, no se ha referido a él como tanqueta, sino como un vehículo que "no es militar" y que solo es "blindado": "Es un vehículo de mayor resistencia por ser blindado, pero no cuenta con elementos de ataque".

En este sentido ha señalado que solo se usará "en momentos puntuales de una situación de máxima tensión" y para retirar contenedores quemados o barricadas en las vías de circulación.

En la misma línea, fuentes del Gobierno señalan a laSexta que "hay una clara voluntad de compatibilizar el derecho de los manifestantes y la integridad física". "El despliegue se ha hecho en todo momento desde la voluntad de entender a los manifestantes", apuntan, recordando que "hay mucho diálogo con ellos".

En cualquier caso, la vicepresidenta Yolanda Díaz ya ha trasladado al presidente del Gobierno que el uso de estos vehículos reforzados "no es concebible" cuando tienen que hacer frente a protestas de trabajadores, unas críticas que también han venido por parte de grupos como ERC o Más País.

Díaz ha enviado desde los pasillos del Congreso su "apoyo y solidaridad" a los trabajadores de Cádiz y ha recordado el "derecho constitucional" a la huelga. Con respecto a la tanqueta, ha subrayado que ayer trasladó su rechazo al ministro del Interior y ha señalado que lo que se debate son "derechos constitucionales de los trabajadores". "No son delincuentes y legítimamente defienden sus derechos", ha apuntado.

Íñigo Errejón ha registrado cuatro preguntas escritas al Gobierno. Entre ellas, interpela a Grande-Marlaska y le pregunta si cree que se trata de "una respuesta legítima y correcta" ante la huelga. También pregunta al Gobierno si se defiende el derecho a huelga de los trabajadores y si van a hacer una investigación interna sobre posibles "excesos" o "irregularidades" cometidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Otra de las voces críticas con la actuación de los cuerpos y fuerzas de seguridad ha sido el exvicepresidente Pablo Iglesias, que ha apuntado que le "molesta" el uso de este tipo de vehículos.

"En las intervenciones de la UIP hay sesgo ideológico. Esto solo lo vemos cuando se manifiestan los trabajadores, defensores de la educación y la sanidad pública... cuando hemos visto a la ultraderecha manifestarse esto no ocurre", ha criticado en la Cadena Ser.