La alcaldesa socialista de Molina de Segura, Esther Clavero, ha dimitido este lunes tras haberse vacunado contra el coronavirus sin tener aún derecho a ello según el protocolo.

"Me he vacunado, sí. Cometí el error de vacunarme cuando me llamaron desde mi centro de salud porque consideraron, que al ser paciente de riesgo y estar altamente expuesta, iba a ser lo mejor para mí. Ese es el máximo delito que he cometido en mis 43 años de vida. Y por ese delito abandono este proyecto", ha aseverado, en una carta dirigida a los vecinos del municipio murciano.

Su renuncia llegaba después de que ocho de los 12 ediles de su grupo, que gobierna en coalición con Podemos-Equo, le hayan retirado su confianza y cuando la dirección nacional de su partido había pedido que dimitiera, además de darle de baja cautelarmente de militancia.

"Siento no poder cumplir vuestro mandato, pero me debo a un partido que ha tomado esta decisión y fallaría a mis principios resistiendo ante las decisiones de órganos superiores", ha señalado Clavero en su comunicado, en el que afirma haber sufrido "un linchamiento sin precedentes".

"Me despido desde la tristeza y el abatimiento de haber sufrido un linchamiento sin precedentes que ha dañado a mi familia y a mi persona", reza la nota, en la que asimismo agrega: "No he robado, no he prevaricado, no he malversado, no estoy procesada ni imputada por ningún caso de corrupción. No he cometido ningún delito, no he mentido. Nunca he pisado un juzgado".

 

La renuncia de Clavero llega también después de que, la semana pasada, el consejero de Sanidad de la Región, Manuel Villegas, dimitiese también por haberse vacunado fuera de turno.