La borrasca Filomena, que ha causado estragos en la Comunidad de Madrid, ha afectado también a los colegios de la región, que desde el lunes permanecen con su actividad presencial suspendida.

Inicialmente, el Gobierno autonómico anunció que las escuelas cerrarían el lunes y el martes ante la tremenda nevada que asolaba la comunidad. Sin embargo, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso posteriormente se vio obligado a prorrogar ese cierre hasta el próximo lunes, 18 de enero y este viernes ha vuelto a aplazar su reapertura hasta el miércoles, 20 de enero.

No obstante, los alumnos a partir de 3º de la ESO, que estudian de forma semipresencial, no volverían hasta el jueves, según las previsiones de la Comunidad, que ha asegurado que durante el fin de semana y los próximos días se seguirá trabajando en los centros para garantizar un retorno seguro a las aulas.

Ante esta situación, tras los sucesivos retrasos y con los devastadores efectos del temporal aún visibles en las calles madrileñas, muchos padres se repiten la misma pregunta: ¿cuándo volverán a abrir los colegios madrileños?

El estado de los colegios

Lo cierto es que la situación se plantea complicada por los efectos de la nieve y el hielo en los accesos y las propias instalaciones de algunos centros. Y es que, de acuerdo con el Ejecutivo regional, a fecha de este jueves 1.474 de los 2.557 centros educativos de la región presentaban problemas de accesibilidad debido a la nieve y el hielo.

En cuanto a la situación de los edificios, el consejero de Educación, Enrique Ossorio, cifraba el jueves en 370 las incidencias registradas, 140 por árboles caídos y 80 relacionadas con nieve bloqueando los accesos. Las que afectaban a edificios, precisó, eran 140, si bien de importancia "relativa".

Ejemplos de estas incidencias estructurales son las han sufrido, por ejemplo, el Colegio Giovanni Antonio Farina, en Azuqueca de Henares, donde se derrumbó la pared del polideportivo por la acumulación de nieve, o el Chamberí en Madrid, donde la cubierta del patio se vino abajo por el peso.

Por su parte, la propia presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, reconocía también el jueves que "no todos los colegios van a estar preparados" para reabrir el lunes.

Por su parte, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que este viernes ha anunciado un contrato de emergencia para limpiar los colegios de la capital durante los próximos días, también veía "complicado" que las clases presenciales se pudieran reanudar ya este lunes, a pesar de que se han marcado el objetivo de limpiar 80 centros al día.

En todo caso, aseveró, "si un cole no está asegurado no podrán entrar alumnos". "No vamos a poner ningún alumnos en riesgo y eso lo tenemos muy claro", agregó, en declaraciones a los periodistas en rueda de prensa telemática.

Padres limpiando los centros

En los últimos días, numerosas asociaciones de padres y madres han optado por sumar esfuerzos para despejar ellos mismos los accesos a los centros escolares y esparcir sal, como en el colegio Clara Campoamor de Fuenlabrada o el Hernán Cortés, en Madrid, entre muchos otros por toda la comunidad.

En el Colegio Ángel León de Colmenar Viejo, por su parte, también colaboran con las tareas de limpieza personal enviado por el Ayuntamiento, así como los trabajadores de la limpieza y la cocina del propio colegio, así como padres y madres voluntarios.

Un esfuerzo que la Comunidad ha alentado. En este sentido, la presidenta Díaz Ayuso solicitaba ayer la "ayuda de la comunidad educativa" para que los accesos a los colegios e institutos estuvieran asegurados. "O tenemos la ayuda de todos, o tardaremos en salir", afirmó.

Villacís también lo ha agradecido este viernes, aunque ha reconocido que el Ayuntamiento no puede "delegar en los padres que asuman un servicio que tiene que prestar el Ayuntamiento", por lo que se ha recurrido al citado contrato y a la ayuda de las Brigadas de Extinción de Incendios, con el objetivo de "llegar si no al lunes, al martes, para que los niños puedan volver al cole seguros".